El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha lamentado el “trágico” ataque sobre un convoy la ONG World Central Kitchen en la Franja de Gaza y ha asegurado que fue un ataque “no intencionado” del Ejército israelí contra “personas inocentes”.

Netanyahu, que se ha referido al tema al recibir el alta tras una operación de hernia, ha afirmado que su Gobierno está en contacto con los países de las víctimas y hará “todo lo posible” para que no vuelva a ocurrir, recordando que ya se ha abierto una investigación.

“Sucede en el marco de una guerra”, ha añadido en un mensaje grabado en vídeo y en el que ha recordado que el ataque ha tenido lugar en el marco de la ofensiva lanzada sobre Hamás en la Franja de Gaza, que ya ha dejado cerca de 33.000 muertos.

El ataque ha tenido lugar en la zona de Deir al Balá, en el centro de la Franja de Gaza y, según la propia organización, los siete fallecidos tenían nacionalidad británica, polaca, australiana, palestina y estadounidense-canadiense. WCK ha explicado que el convoy, alcanzado al salir de un almacén tras descargar 100 toneladas de alimentos, estaba coordinado con el Ejército israelí.

Borrell condena y exige una investigación por la muerte de cooperantes de WCK

Por su parte, el Alto Representante de Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, ha condenado este martes la muerte de siete trabajadores de la ONG World Central Kitchen (WCK) en un bombardeo israelí en Gaza y ha reclamado una “investigación”.

“A pesar de todas las exigencias de proteger a los civiles y a los trabajadores humanitarios, vemos nuevas víctimas inocentes”, ha lamentado el jefe de la diplomacia europea en un mensaje en redes sociales para “rendir tributo” a los trabajadores de la ONG fallecidos.

De este modo, Borrell ha dicho que condena el ataque y urge a que se realice una investigación de los hechos, pero también ha subrayado que lo sucedido muestra la urgencia de que se produzca un alto el fuego en la Franja.

“(El ataque) prueba que la resolución de Naciones Unidas que pide un alto el fuego inmediato, un acceso humanitario total y una protección reforzada de los civiles debe aplicarse de manera inmediata”, ha remachado.

A la condena por el ataque se han sumado desde la Comisión Europea tanto la presidenta de la institución, Ursula von der Leyen, como el comisario de Gestión de Crisis y Ayuda Humanitaria, Janez Lenarcic, quienes se han pronunciado en sendos mensajes en redes sociales.

“Esto debe acabar. Ya”, ha escrito Lenarcic en su perfil de X (antes Twitter), tras condenar “un ataque más contra trabajadores humanitarios en Gaza”. El Ejecutivo comunitario ha añadido en otro mensaje que el personal humanitario “debe ser protegido siempre, en línea con el Derecho internacional humanitario” y se ha sumado a la llamada de Borrell para reclamar una “investigación”.

Von der Leyen, por su parte, ha dicho rendir tributo a los fallecidos y ha trasladado su pésame a las familias y amigos de las víctimas, al tiempo que ha apuntado que la ONG del cocinero español José Andrés es “un socio crucial para aliviar el sufrimiento del pueblo de Gaza, también canalizando alimentos a través del Corredor Marítimo”.

Reino Unido convoca a la embajadora de Israel en Londres

Asimismo, Reino Unido ha convocado este martes a la embajadora de Israel en Londres, Tzipi Hotovely, para pedir explicaciones por el ataque israelí. “Expuse la condena inequívoca del Gobierno por el terrible asesinato de siete trabajadores humanitarios de World Central Kitchen, entre ellos tres ciudadanos británicos”, ha indicado en un comunicado el secretario británico de Desarrollo Internacional, Andrew Mitchell.

Asimismo, ha afirmado que han solicitado a las autoridades israelíes “una investigación rápida y transparente” sobre lo sucedido que sea “compartida con la comunidad internacional”, así como “plena rendición de cuentas”.

“Reiteré la necesidad de que Israel establezca de forma inmediata un mecanismo eficaz de desescalada y ampliar el acceso humanitario urgentemente. Necesitamos ver una pausa humanitaria inmediata para que entre la ayuda y sacar a los rehenes, que avance hacia un alto el fuego sostenible”, ha agregado.

El ministro de Exteriores británico, David Cameron, ha afirmado en la red social X que ha hablado con su homólogo israelí, Israel Katz, para transmitirle que la muerte de los siete trabajadores en Gaza, incluyendo tres británicos, “son completamente inaceptables”. “Israel debe explicar urgentemente cómo sucedió esto y realizar cambios importantes para garantizar la seguridad de los trabajadores humanitarios en el terreno”, ha zanjado.

Síguenos en Whatsapp y recibe las noticias destacadas y las historias más interesantes