Mañana Unicaja entra en la fase decisiva de la Basketball Champiosn League. Unicaja puede estar a cuatro partidos de levantar el tercer título europeo de su historia. Hay aires de revancha en la plantilla de jugadores y una especie de conjura por poder conseguir este trofeo. La gran decepción de la final four de la temporada pasada no se olvida en el vestuario de Unicaja que pone esta competición por encima de otras. El entrenador, Ibón Navarro, afirma este hecho, pero también lanza un aviso: “Es verdad que hay una atención especial. Todo el mundo tiene muy mal recuerdo del fin de semana de la Final Four con el Bonn. Ya dijo Dylan que había sido una mierda. Pero el tener la competición entre ceja y ceja, tenerla mucho, no hace que ganes. Decir que somos el que más la queremos, supongo que el UCAM Murcia también la querrá si pasa, igual o más que nosotros, o cualquier equipo que pase. Entonces no por desearla mucho te la dan, no tiene nada que ver. Si eso genera una obsesión, y te olvidas de las cosas que tienes que hacer, lo normal es que no la ganes. Por ejemplo, el año pasado”.