Sobre el mes de marzo, el calentamiento atmosférico provocó que el vórtice polar del Ártico invirtiera su trayectoria. El arremolinado anillo de aire frío gira actualmente en sentido contrario al habitual, lo que ha provocado un “pico de ozono” sin precedentes y podría afectar los patrones climáticos globales.