International

No soy ese tipo de hombre, no soy violento

El futbolista Dani Alves ha negado rotundamente las acusaciones de agresión sexual durante su declaración en el juicio en la Audiencia de Barcelona. Alves, que ha llorado durante su testimonio, ha afirmado que el encuentro íntimo fue consentido, argumentando: “No soy ese tipo de hombre, no soy violento”. La Fiscalía solicita 9 años de cárcel, mientras que la acusación de la denunciante busca una condena de 12 años, y en ambos casos con una indemnización de 150.000 euros.

Por su parte, la defensa del futbolista ha mantenido en el trámite final del juicio su petición de absolución, aunque ha planteado como alternativa una condena de un año de cárcel -el periodo que lleva en prisión preventiva- y 50.000 euros de indemnización.

Durante su declaración, Alves se ha puesto a llorar y ha tenido que parar, la presidenta del tribunal le ha preguntado si necesitaba detener la explicación, a lo que se ha negado, y le han acercado pañuelos.

Ha justificado su cambio de versiones respecto a lo ocurrido durante la fase de instrucción: ha asegurado que en su segunda declaración dijo lo mismo que este miércoles, y que en la primera dijo que había tenido sexo oral con la denunciante porque esperaba que su mujer lo “podría perdonar”.

Alves, que ha optado por contestar solo preguntas de su abogada, ha incidido en que esa noche había bebido mucho, lo cual le impidió conducir, en consonancia con la tesis que su defensa ha desarrollado durante el juicio intentando conseguir una atenuante que rebaje una eventual condena.

Sobre las 2.30 horas llegaron a la discoteca, y un camarero invitó a las tres chicas -la denunciante, una amiga y su prima- a la mesa VIP en la que estaban ellos.

“Había atracción sexual”

Alves ha explicado que allí estuvieron hablando y bailando, y ha negado que notara que la denunciante y sus amigas estuvieran incómodas como declararon ellas mismas en el juicio.

“Empezamos a bailar un poco más pegados, la denunciante y yo, y estuvimos allí bailando durante un rato. Empezó a tocar mi espalda, había una atracción sexual allí y empecé a hablar con ella para irnos al baño, y ella me dijo que sí”, ha declarado, y, al preguntársele si tuvo que insistir, Alves lo ha negado.

Él se dirigió primero al baño y se quedó “un rato esperando y pensaba que ella no iba a venir, que no quería”, pero acabó en el baño con él y, según Alves, se besaron y ella le bajó los pantalones y mantuvieron relaciones sexuales, aunque ha negado que eyaculara dentro de ella.

Niega impedirle salir del baño

Al ser preguntado por si ella le dijo en algún momento que quería salir del baño y él se lo impidió, como dijo la víctima durante su declaración, él ha contestado que “para nada, no estaba obligada a estar allí”.

“En ningún momento me dijo nada, simplemente estábamos disfrutando los dos allí y ya está, nada más”, ha explicado el futbolista, y ha relatado que, al salir del baño, él volvió a la mesa VIP y al cabo de unos minutos ella también salió.

Dice que se enteró por la prensa

Alves ha dicho que se enteró de que estaba acusado de agresión sexual “al día siguiente por la prensa”, y ha añadido textualmente que se le vino el mundo encima.

También ha declarado que supo las penas de prisión a las que se enfrentaba por los medios de comunicación, momento en el que se ha echado a llorar mientras declaraba.

Cuando le acusaron estaba “prácticamente arruinado” porque le habían bloqueado las cuentas y habían roto todos los contratos, ha dicho.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button