Político

BENIDORM FEST | Nebulossa conquista el Benidorm Fest al grito de “Zorra”

Zorra se impone en una final donde no se podía dar nada por decidido. Los primeros puestos estaban muy reñidos y un hundimiento en alguna de las tres partes que componen el voto podía determinar quién se iba a alzar con el Micrófono de Bronce y representar a España en el Festival Internacional de Eurovisión 2024 en Malmö.

Cuatro nombres con propuestas muy diferentes partían como principales favoritos. Jorge González sorprendió a todos en su semifinal con una puesta en escena que recordaba a la explosión de Chanel en SloMo, -salvando las distancias- con su tema Caliente. Eso chocaba frontalmente con el minimalismo por el que apostó un st. Pedro que lideraba gran parte de los rankings con Dos extraños, o con una Angy Fernández más rockera que espantó todos sus fantasmas internos con Sé quien soy.

Pero había una propuesta que desde el primer momento encandiló a los eurofans. Nebulossa consiguió poner el término Zorra en el cielo, haciendo partícipes de su movimiento a toda una sociedad que se levantó para reivindicar un feminismo tan empoderador como efectivo. En este diario se calificó como “feminismo con arrugas”, pues acostumbran a ser las voces más jóvenes las que lanzan este tipo de mensajes al mundo. Pero María Bas creó una nueva forma de elevar la voz, dándole un punto de elegancia a la vulgaridad de la palabra.

A pesar de todo, si algo nos ha dejado claro el Benidorm Fest en otras ediciones, es que la viralidad no te concede la victoria, únicamente te aporta un grado más de repercusión que no tiene por qué verse correspondida con los votos. Echando la vista atrás, podemos recordar casos como los de Rigoberta Bandini con Ay Mamá o Vicco con Nochentera, sus canciones a día de hoy siguen escuchándose y siendo reconocidas por cada escenario que pisan, pero no fue suficiente para hacerse con el billete directo a Eurovisión. No obstante, este no fue el caso de Nebulossa, que supo oponerse a toda teoría y alzarse con el Micrófono de Bronce que da acceso directo a Malmö.

La cantante y actriz Angy Fernández, durante su actuación RTVE


Y aunque se hablase más de cuatro propuestas, la final es cosa de ocho artistas participantes y María Peláe, Almácor, Miss Caffeina y Sofía Coll no iban a ponerlo nada fácil. Mientras que María Peláe y Miss Caffeina buscaban evidenciar por qué son de los artistas más importantes de la industria española en sus diferentes campos, el villenero Almácor y Sofía Coll tenían el deber de despejar dudas y mostrar una actuación totalmente limpia tanto en el aspecto vocal como en el escénico.

Gran final

El sorteo del orden de participación, realizado por la ilicitana Blanca Paloma como mano inocente, quiso que volviese a ser María Peláe quien diera comienzo a la gala final del Benidorm Fest con su canción Remitente. Si algo demuestra la malagueña sobre el escenario es seguridad y capacidad para contar a través de su música. Precisamente esta canción, que es una apuesta firme por volver a llevar a Eurovisión el folclore nacional flamenco, es un tema con un marcado mensaje social donde se habla de libertad y del miedo a perderla. El problema no fue María Peláe. Tampoco la composición con la que se presentó, pues tiene todo para convertirse en un clásico de su discografía. El principal handicap era que veníamos de enviar Eaea el año anterior, y Eurovisión necesitaba una canción seleccionada diferente.

La siguiente en salir a escena fue la interpretada por el tinerfeño st. Pedro. Era la propuesta más diferente de entre todas las que pasaron por el escenario del Palau d’Esports l’Illa de Benidorm. Él, su rosa y un escenario negro que daba mayor intensidad a su interpretación. El bolero Dos extraños siguió mostrando un minimalismo que, lejos de aburrir, elevaba su actuación a otra dimensión.

Todo lo contrario que Angy, que por segunda vez esta semana consiguió dejar atrás sus fantasmas internos encima del escenario. La garra mezclada con la interpretación de una artista que de eso sabe un poco. Consiguió mostrar sus dos vertientes escénicas y reivindicar su regreso a la música por todo lo alto gracias a una potente Sé quien soy. Ya anunció que con estar aquí se sentía ganadora, pero no era suficiente para una artista que lleva tanto tiempo en la industria y que tiene a una legión entera de fans apoyándole.

Pero si de algo sirvió esta gran final, fue para confirmar que la apuesta de Jorge González, tapada en un principio, iba en serio. Tanto él como sus bailarines encontraron una entereza capaz de reproducir una coreografía compleja con una sonrisa en la cara durante toda la canción. Y la voz de Jorge no se vio perjudicada en ningún momento, cuestión que aportó un extra a su espectáculo.

El público enloqueció cuando apareció por el escenario el dúo de Ondara. Nebulossa volvieron a demostrar su elegante reivindicación a través de un pop con sintetizadores capaz de hacer viajar al público a través del tiempo. El cambio que hicieron junto a su anterior pase fue de forma interna, donde consiguieron disfrutar más la experiencia de enfrentarse a este desafío.

Almácor se queda con la quinta posición en el programa RTVE


La que tuvo que estar más pendiente de su performance fue Sofia Coll, cuyo reto consistía en arreglar los desajustes que tuvo en su pasada actuación. La mejora no fue suficiente y la artista no consiguió engatusar al público. Los que no tenían que demostrar nada eran Miss Caffeina. Su tema Bla Bla Bla sonó bien desde el primer pase, la única pega era la canción en sí, que no conectó con el público (aunque sí con el jurado). En esta segunda aparición en Benidorm mantuvieron su entrega y reprodujeron su actuación con la comodidad que aporta la experiencia.

El punto conflictivo de la noche llegaría con Almácor. Las miradas estaban puestas en él -y también los oídos. Pero la presión no le pesó y realizó el, posiblemente, mejor pase que ha hecho hasta la fecha. En todo momento se le vio suelto sobre el escenario, con una gran complicidad con su Brillos platino y el público supo reconocer su entrega. Sin embargo, un error en la retransmisión no dejó ver todo el potencial que el villenero quería sacar a los efectos especiales para los espectadores.

La hora de la verdad

Porque la noche iba de eso, de saber qué propuesta era la más idónea para representar a España en Eurovisión. Para poder descubrirlo, era necesario confirmar si el impacto generado por Sofia Coll y Almácor en sus respectivas semifinales a los telespectadores iba a cambiar en la gran final.

Ambas propuestas no consiguieron crear el impacto necesario en el público de casa y la constancia hizo que Nebulossa consiguiese ganar el Benidorm Fest. Pese al igualado voto del jurado, St. Pedro no pudo seguir el ritmo de una propuesta que arrasaba. Por su parte, Jorge González seguía teniendo la penalización de un jurado que no compró su “calentura”. Y si algo queda claro en el Benidorm Fest es que el voto del jurado importa, y mucho.

Con todo esto, Alicante repite un año más representante en Eurovisión tras el vuelo que trazó Blanca Paloma en Liverpool. Además, fue ella misma la encargada de entregar el premio a la ganadora “de la terrera”. La siguiente parada en el calendario de los de Ondara es el 11 de mayo, en Suecia.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button