En los próximos días, las temperaturas se situarán bastante por encima de los valores normales en el suroeste de Europa, y especialmente en la Península Ibérica, debido a la irrupción de una ola de calor, según la Aemet. Sin embargo, a finales de la semana que viene una vaguada podría traer un giro radical de la situación. 

Según explica Víctor González, experto de Meteored, el lunes y el martes se esperan las temperaturas más elevadas de este nuevo episodio de calor intenso. “La masa de aire a unos 1.500 metros alcanzará temperaturas próximas a los 30 ºC sobre la Península, valores anómalos para estas fechas. Sin embargo, los mapas contemplan un posible cambio drástico en la segunda mitad de la semana por la posible llegada de una vaguada”.

Todavía es pronto para describir con detalle cómo será la segunda mitad de la próxima semana, aunque parece probable que haya un cambio importante en las condiciones meteorológicas. Por ahora parece que una profunda vaguada se descolgaría sobre la Península.

[España se abrasa por cuarta vez este verano: arranca una nueva ola de calor con mas de 40ºC]

De cumplirse este escenario, se produciría un notable descenso de las temperaturas, dejando posibles precipitaciones y tormentas en el norte y este, siendo un final de semana prácticamente otoñal en varias regiones.

Según los modelos, la irrupción de una vaguada es una situación propia de las olas de calor, ya las temperaturas de la masa de aire en niveles bajos se situarán por encima del percentil 99% de esta época del año durante varios días en amplias zonas. 

Así, las máximas podrían superar los 38ºC en la meseta norte y los 42ºC en el oeste de la Meseta Sur, Andalucía occidental y Extremadura.

En cuanto a las precipitaciones, el lunes y el martes apenas habrá algunas en el noroeste, pero no se descarta la posibilidad de tormentas dispersas a partir del martes. Además, debido a las altas temperaturas esperadas, aumentará el riesgo de incendios previsto para estos días, ya de por sí muy alto