El Ministerio de Asuntos Exteriores ha actualizado sus recomendaciones para los viajes a Suecia, y ahora aconseja “extremar la atención y la precaución, especialmente en lugares con gran afluencia de personas”, después de que el Gobierno del país nórdico decidiera elevar la alerta terrorista oficial hasta el nivel 4 en una escala de 5.

“Debido a sucesos recientes, las autoridades suecas consideran que Suecia ha pasado de ser un objetivo terrorista ‘legítimo’ a ser un objetivo ‘prioritario’, con un aumento de las posibilidades de atentados en el país”, destaca el Ministerio.

Además, recomienda “en caso de amenaza o ataque terrorista, tener en cuenta el teléfono de emergencia consular de la Embajada“, así como consultar las redes sociales del organismo, en las que publicarán información de interés y pautas para la seguridad.

El Gobierno de Suecia decidió esta semana elevar el nivel de alerta, alegando que “en los últimos meses, a raíz de incidentes que incluyen la quema del Corán en Suecia, han sucedido varias cosas que, en conjunto, indican una mayor amenaza para los intereses suecos en el extranjero”.

“Representantes de grupos terroristas han pedido ataques contra Suecia. Los estados y otros actores han ayudado a amplificar tales mensajes. La Embajada de Suecia en Bagdad fue asaltada e incendiada, y también hubo un intento de ataque contra la Embajada de Suecia en Beirut“, destaca el Ejecutivo.

También observa “indicios de que los grupos terroristas están planeando otros actos contra los intereses suecos“, por lo que considera que “la situación de seguridad ha empeorado y Suecia ha pasado de ser un objetivo ‘legítimo’ a un objetivo ‘prioritario'”.

“El gobierno y las autoridades relevantes están monitoreando los desarrollos, tomando una variedad de medidas y trabajando en estrecha colaboración con socios internacionales para proteger los intereses suecos y a los suecos en el extranjero y contrarrestar los mensajes de odio que se difunden sobre Suecia. A la luz de los acontecimientos, los suecos en el extranjero y las empresas con vínculos con Suecia deben mantener una mayor vigilancia y precaución“, concluye.