El Balonmano Zamora Enamora disputó ayer su primer partido de pretemporada en el polideportivo José Varela, encuentro correspondiente al II Torneo Nacional de Balonmano Puebla de Sanabria que acabó con los pistacho como campeones al superar al AD Carballal por un ajustado 29-28.

Había gran expectación por ver en acción a los “Guerreros de Viriato” tras un verano en el que la formación que dirige Fran González ha cambiado notablemente. Muchas caras nuevas, jugadores con trayectorias reputadas pero desconocidos para el aficionado, y la incógnita de saber qué estilo pretende adoptar tras una reestructuración tan profunda el equipo zamorano. Incógnita que, sin embargo, no terminó por despejarse pues el duelo frente al AD Carballal transcurrió bajo el paradigma habitual de un choque de pretemporada. Contó con el ritmo propio de un partido de preparación, el habitual reparto de minutos y los típicos fallos en pista que se dan a estas alturas del curso. Aun así, se pudo vislumbrar un primer esbozo de lo que pueden ofrecer los nuevos jugadores a un conjunto llamado a dejar atrás las dudas que casi le condenaron a Primera Nacional en la última campaña.

Pese a la carga física y la falta de acoplamiento, el Balonmano Zamora Enamora mostró actitud y aptitud en su primer envite de pretemporada. Desde el inicio se vio al conjunto motivado, con ganas de llevar las riendas y recursos para ello ante un rival también muy voluntarioso pero con menos calidad que los pistacho.

Ese punto de calidad hizo que el Balonmano Zamora Enamora tomara las riendas del partido y se fuera en el marcador para alcanzar el descanso con un cómodo 18-14 a su favor. Un tanteo fruto de un buen juego colectivo pistacho en ataque, con Cubillas y Rafael Paulo como principales estiletes, y una defensa que solventaba con buena nota el trabajo.

Ese buen tono no pudo mantenerlo tras el descanso el conjunto de Fran García. Los gallegos, que nunca tiraron la toalla, ajustaron líneas y fueron poco a poco recortando diferencias en el marcador con un Balonmano Zamora Enamora al que se le empezó a notar la carga de los entrenamientos. Una fatiga que, sin embargo, no impidió que los pistacho terminaran con victoria su primer partido de pretemporada. Eso sí, con margen de mejora de cara a futuros duelos.