Según el periódico Global Times, citando a expertos chinos, Estados Unidos ha estado tratando de crear una imagen de país responsable al enviar un “mensaje de buena voluntad” al mundo exterior de que ha estado buscando la comunicación con China, y tratando de culpar a China por la falta de comunicación o la negativa a comunicarse.

El comentario contundente coincidió con la llegada del Subsecretario de Estado de Asuntos del Este Asiático y del Pacífico, Daniel Kritenbrink, a Pekín, en una visita que el Departamento de Estado dijo que abordaría “temas clave en la relación bilateral” de las dos superpotencias.

Las relaciones sino-estadounidenses han alcanzado nuevos mínimos desde que el Secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, canceló un viaje planeado a China en febrero después de que presuntamente un globo espía chino volara por el espacio aéreo estadounidense.

Las tensiones se han agravado aún más a medida que ambos lados chocaron en asuntos que van desde Taiwán, gobernada democráticamente y reclamada por China, hasta las actividades militares en el Mar de China Meridional.

Hablando en una cumbre de seguridad en Singapur durante el fin de semana, el Secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, dijo que la renuencia de Pekín a dialogar socavaba los esfuerzos por mantener la paz en la región.

El Ministro de Defensa de China, Li Shangfu, sujeto a sanciones estadounidenses desde 2018 por la compra de aviones de combate y equipos a Rusia, había declinado una invitación para reunirse con Austin en la cumbre.

Según el Global Times, algunos expertos tienen grandes dudas sobre si el lado estadounidense puede inyectar alguna energía positiva en las relaciones bilaterales antes de las próximas elecciones presidenciales estadounidenses.

“No hemos visto ninguna declaración positiva de Estados Unidos sobre los intereses centrales o las relaciones bilaterales”, informó el periódico, citando a un experto de un instituto de investigación estatal chino.

En cuanto a la visita de Kritenbrink, no se espera que tenga “un desempeño rompedor” y su viaje debería verse solo como un compromiso a nivel de trabajo, según el periódico.