Nuevo giro en los acontecimientos en el culebrón Broncano. El Consejo de Administración de RTVE ha vuelto a rechazar el fichaje del humorista y su programa La Resistencia en la reunión que se ha producido este jueves, 4 de abril, y que ha estado marcada por la repentina ausencia de Elena Sánchez, que aunque continúa como consejera tras su cese como presidente interina, no ha delegado su voto.

La operación no ha recibido luz verde porque no ha conseguido los cinco apoyos necesarios que debe emitir el máximo órgano de la Corporación, haya o no ausencias. Broncano sólo ha recibido los síes de la nueva presidenta, Concepción Cascajosa (PSOE), Ramón Colom (PSOE), Juan José Baños (PNV) y Roberto Lakidain (Podemos), tal y como ha podido confirmar EL ESPAÑOL.

En contra han votado los consejeros del PP Consuelo Aparicio, Jenaro Castro y Carmen Sastre, mientras que José Manuel Martín Medem (Unidas Podemos) se ha abstenido a la propuesta presentada por Cascajosa de fichar a Broncano por dos años a razón de 14 millones de euros cada uno. Recordemos que el Consejo tiene actualmente nueve consejeros, ya que el puesto del expresidente José Manuel Pérez Tornero no ha sido cubierto.

El fichaje de Broncano vuelve a truncarse de nuevo. Lo hace después de que el pasado 11 de marzo, el Consejo rechazara una primera propuesta en la que se ofrecía al cómico un contrato de tres temporadas y también por 14 millones. Sin embargo, Elena Sánchez decidió no hipotecar RTVE por el gigantesco montante de la operación, que ascendía a un total de 42 millones.

El asunto provocó una fuerte guerra interna entre Elena Sánchez y José Pablo López, principal promotor del fichaje de Broncano, que acabó con la destitución de ambos en un convulso consejo celebrado el 26 de marzo. La decisión sobre Broncano quedó aparcada entonces. 

Así las cosas, Concepción Cascajosa fracasa -por el momento- en su primera misión al frente del cargo, y es que la contratación del showman era de vital trascendencia para Moncloa con el objetivo de intentar destronar a El Hormiguero de Pablo Motos, uno de los azotes mediáticos del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. 

Se desconoce si la cuestión volverá a ser planteada en la mesa. Lo cierto es que la nueva propuesta de dos años seguía creando recelos en el seno de RTVE -hay quien decía este miércoles que podría llegarse a un nuevo acuerdo con una única temporada prorrogable- por las dudas que generaba el proyecto en cuanto audiencia, así como las quejas producidas por la ‘tijera’ que le iba a meter su programa al Telediario.

De producirse finalmente el fichaje, Broncano tendrá un reto mayúsculo. El Hormiguero promedia esta temporada un 15,8% de cuota de pantalla y 2.134.000 espectadores, según un informe de Dos30′ para BLUPER. El access prime time de La 1 (21.55 – 22.57) se mueve 6,5 puntos por debajo, al situarse en el 9,3% y 1.245.000 televidentes de media. Empeora la media del canal en un 8,5%.

Sería una prueba de fuego para un programa que no tiene que rendir cuentas en cuanto a audiencias al emitirse en una plataforma de pago, Movistar Plus+, y cuyo éxito reside en la viralidad de sus entrevistas, concretamente por las preguntas que realiza el propio Broncano a sus invitados sobre sexo y dinero.

Que La Resistencia pasara a emitirse en una cadena generalista (y pública) requeriría que su tono gamberro se rebaje para no infringir el Manual de Estilo de RTVE. Y es que tanto Broncano como sus colaboradores -habría exigido como condición que Jorge Ponce y Ricardo Castella le acompañasen en su aventura “salvo acuerdo en otro sentido”- suelen protagonizar bromas macabras y chistes que traspasan los límites del humor. Tampoco estarían permitidos los comentarios sobre el alcohol y las drogas.