Redeia se adelanta a los requerimientos de la Unión Europea (UE) y cierra 2023 con el cumplimiento del 52% de los objetivos de su Plan de Sostenibilidad 2023-2025. Así se desprende de su ‘Informe de Sostenibilidad 2023’, donde pone de manifiesto que el 59% de su financiación ya integra criterios ESG (siglas en inglés de ambiental, social y de buen gobierno), muy cerca del 60% que se ha fijado para el próximo año.

En el ámbito de la lucha contra el cambio climático y su compromiso por reducir su huella de carbono, Redeia finalizó el año pasado compensando el 100% de sus emisiones de alcance 1 Asimismo, redujo un 24% sus emisiones de alcance 1 y 2 respecto a 2019, cerca del objetivo para el año que viene: 30%.

“Hace 20 años fuimos pioneros reportando nuestra información ambiental, social y de buen gobierno cuando no había obligación ni requisito alguno de hacerlo y desde entonces hemos introducido novedades con el objetivo de seguir a la vanguardia y a su vez mantener la calidad, el rigor y la transparencia que nos siguen posicionando año tras año entre los cinco primeros puestos del Informe Reporta”, señala Eva Pagán, directora corporativa de Sostenibilidad y Estudios de Redeia.

La compañía también ha mejorado significativamente en su compromiso de llevar cero residuos a vertedero -en 2023 recicló, regeneró o valorizó el 98,4% de sus residuos-; así como en la señalización de las líneas de Red Eléctrica para proteger la avifauna, donde el 77,4% de los kilómetros de líneas en zonas de prioridad crítica ya están señalizados con dispositivos salvapájaros.

Redeia supera cada año su compromiso con la sostenibilidad. Apostamos por un modelo de negocio capaz de dar respuesta a los retos del futuro bajo criterios de excelencia, innovación e integridad y creando valor compartido. Así se recoge en nuestro Compromiso con la Sostenibilidad 2030, en nuestro Plan de Sostenibilidad 23-25 y en nuestra reciente Estrategia de Impacto Integral, con la que ya hemos empezado a multiplicar nuestra contribución social y medioambiental en toda la geografía y áreas de negocio“, añade Pagán.

La eléctrica ha enfatizado que sigue avanzando para mejorar su desempeño en sostenibilidad, por ejemplo con la emisión del primer bono híbrido verde de su historia -por importe de 500 millones de euros-; o con la incorporación de los préstamos concedidos por el Banco Europeo de Inversiones a su marco verde, alcanzándose un 59% de financiación sostenible.

Asimismo, ha recordado el esfuerzo inversor que Redeia está dedicando a cuestiones ambientales y sociales. En 2023 se destinaron 24,9 millones de euros a la protección de la biodiversidad, la prevención de incendios forestales, la integración paisajística, la lucha contra el cambio climático, la prevención de la contaminación, la economía circular, la gestión de residuos y la optimización del consumo de recursos.

“A esto se suman los más de 10,6 millones que destinó a reducir la desigualdad territorial, digital, de género e intergeneracional con iniciativas como Holapueblo, Eje Digital, Talento Solar, Hémera o RedeSTEAM”, han subrayado.

Del mismo modo, el ‘Informe de Sostenibilidad” da respuesta, por un lado, y de forma anticipada, a algunos requisitos incluidos en las nuevas Normas Europeas de Información de Sostenibilidad (NEIS) publicadas por el Grupo Asesor Europeo de Información Financiera (EFRAG) en 2023 y que entrarán en vigor para el reporte del próximo año.

Por otro, incluye ya un relato de capitales de acuerdo con el marco del International Integrated Reporting Council (IIRC) sobre informes integrados, identificando los riesgos, oportunidades e impactos de cada uno de los capitales.

“Como pioneros en la adaptación de las recomendaciones de la Taskforce on Nature-related Financial Disclosures (TNFD), Redeia incorpora en buena medida divulgación sobre los impactos, dependencias, riesgos y oportunidades en biodiversidad de su actividad”, concluyen en la empresa.