Wall Street ha cerrado con signo mixto este miércoles (Dow Jones:-0,11%; S&P500:+0,11%; Nasdaq:+0,23%) tras las pérdidas destacadas del martes, a medida que el mercado recalibra sus expectativas sobre las bajadas de tipos y se reducen las probabilidades de que la Reserva Federal (Fed) lleve a cabo un primer recorte en junio.

“El aumento de los precios del petróleo y de las materias primas alimentó las expectativas de inflación, mientras que una mayor solidez de los datos económicos estadounidenses incrementó la preocupación de que la Reserva Federal (Fed) no recorte las tasas de interés tanto como deseaba este año. Los datos de ayer mostraron una recuperación más rápida de lo esperado en los pedidos de fábrica, aunque las ofertas de empleo cayeron más de lo esperado”, valora Ipek Ozkardeskaya, analista sénior de Swissquote Bank.

Para los expertos de Link Securities, los inversores han comenzado a dudar de que la Fed baje este año tres veces sus tasas de interés de referencia, tal y como han anticipado sus miembros en la reciente reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) del organismo.

Una inflación que se muestra más reticente a bajar de lo esperado y unos recientes datos macroeconómicos publicados en EEUU, que apuntan a una economía que sigue mostrándose más sólida de lo anticipado, han vuelto a hacer que muchos inversores se replanteen sus expectativas sobre la evolución de los tipos de interés oficiales. Además, el reciente repunte del precio del crudo, consecuencia del incremento de la tensión en Oriente Medio, es evidente que tampoco ayuda en la lucha que mantienen los bancos centrales contra la inflación”, indican.

CON EL FOCO EN POWELL…

Desde la Reserva Federal (Fed) han defendido en numerosas ocasiones bajar los tipos de interés con “cautela” y “sin prisa” gracias a la fortaleza que está mostrando la economía estadounidense.

Así lo ha manifestado Loretta Mester, presidenta de la Fed de Cleveland, quien necesita “ver más datos de inflación para aumentar mi confianza” antes de empezar a flexibilizar la política monetaria. Algo que no espera que suceda de cara a la próxima reunión de mayo.

El presidente de la Reserva Federal de Atlanta, Raphael Bostic, por su parte, ha asegurado que sólo prevé un recorte este año, frente a los tres adelantados por el banco central estadounidense en sus proyecciones de marzo, y que tendrá lugar en el cuarto trimestre.

El presidente del organismo, Jerome Powell, también se ha pronunciado este miércoles, aunque no ha introducido grandes novedades sobre la narrativa de dependencia de los datos que mantiene desde meses atrás. Ha reiterado que cada decisión se tomará “reunión a reunión”, y ha destacado que, dado el contexto económico actual, el banco central tiene “tiempo” para decidir cuándo iniciar la flexibilización.

“No esperamos que sea apropiado reducir nuestra tasa de política hasta que tengamos mayor confianza en que la inflación está bajando de manera sostenible hacia el 2 por ciento. Dada la fortaleza de la economía y los avances en materia de inflación hasta ahora, tenemos tiempo para dejar que los datos entrantes guíen nuestras decisiones de política“, ha dicho durante su intervención en el Foro de Negocios, Gobierno y Sociedad de Stanford, California.

… Y LOS DATOS DE EMPLEO

El otro gran protagonista de la sesión ha sido el dato de empleo de la consultora ADP, que ha mostrado la creación de 184.000 puestos de trabajo en marzo. La cifra ha sido superior a los 155.000 empleos creados en febrero (revisados al alza desde 140.000) y a las estimaciones del consenso, que anticipaban 148.000 nuevas nóminas en el tercer mes del año.

El mercado laboral seguirá centrando la atención de los inversores en las próximas sesiones, ya que el jueves se darán a conocer las peticiones semanales de desempleo y el viernes el informe de empleo oficial.

“Los datos sobre empleo del viernes deberían dividir a quienes anticipan tres recortes de tasas y quienes apuestan por sólo dos. Un conjunto sólido de cifras de empleo debería suavizar aún más la postura de las palomas de la Reserva Federal, pesar sobre las valoraciones de las acciones y los bonos y mantener al dólar estadounidense sostenido frente a la mayoría de las principales monedas, empezando por el euro”, agrega Ozkardeskaya.

La agenda económica de este miércoles también ha incluido el PMI y el ISM servicios del mes de marzo, que han mostrado una nueva expansión del sector, por decimoquinto mes consecutivo, aunque a un ritmo menor.

EMPRESAS Y OTROS MERCADOS

En el plano empresarial, Intel ha caído un 8,22% en la sesión, después de que la compañía haya desvelado una pérdida de 7.000 millones de dólares en su negocio de fabricación de semiconductores.

Otro valor que no levanta cabeza es Tesla. Después de que el fabricante de coches eléctricos presentase este martes un dato de entregas del primer trimestre muy por debajo de lo previsto, los expertos de Bankinter han reiterado su consejo de ‘venta’.

En otros mercados, el petróleo West Texas ha subido un 0,48% ($85,59) y el Brent ha ganado un 0,56% ($89,45). Por su parte, el euro se ha apreciado un 0,59% ($1,0832), y la onza de oro ha ganado un 1,59% ($2.318), renovando máximos históricos.

Además, la rentabilidad del bono americano a 10 años ha caído al 4,349% y el bitcoin ha cedido un 0,42% ($65.710).