Laura y Alberto Caballero han demostrado que saben sacarle el lado cómico a cualquier tema, como la masculinidad tóxica (‘Machos alfa’), la España vacía (‘El pueblo’) y los rifirrafes en las comunidades de vecinos (‘Aquí no hay quien viva’, ‘La que se avecina’). Ahora hacen lo propio con otro asunto delicado, las defunciones, en su nueva serie ‘Muertos, SL’, que llega este jueves 4 de abril a Movistar Plus+, y en la que él ejerce como creador (junto a Daniel DeoradorJulián SastreNando Abad y Araceli Álvarez de Sotomayor) y su hermana, como directora.

Salpicada de su humor tan característico, aquí con un toque de comedia negra, la ficción está ambientada en una funeraria que toma un nuevo rumbo cuando muere su director. Porque, como bien dice su protagonista, para una empresa como la suya “todos son clientes potenciales”, hasta su propio jefe.

Se trata de Dámaso (Carlos Areces), hasta ahora mano derecha del difunto, que con esta muerte piensa que ha llegado su momento para tomar las riendas de la compañía. Pero Nieves (Ascen López), la septuagenaria viuda, decide ponerse al frente, ayudada por su inútil y entusiasta yerno (Diego Martín), el as en la manga que encuentran las hijas de la nueva dueña, que aspiran a cerrar la funeraria para montar un gimnasio.

Más ‘The office’ que ‘A dos metros bajo tierra’

Aunque la primera referencia que se viene a la cabeza hablando de series sobre funerarias es ‘A dos metros bajo tierra’, Areces ve más similitudes con ‘The office’. “Porque nos centramos principalmente en el ambiente laboral, más que en la familia, y por los movimientos de cámara, aunque nosotros no rompemos la cuarta pared”, afirma.

Areces tiene muy claro que “no hay temas que no se puedan tocar desde el humor”. Por eso le gusta tanto colaborar con los hermanos Caballero, con los que ya había trabajado en ‘La que se avecina’, ‘El pueblo’ y ‘Machos alfa’: “No les asusta meterse en jardines y me gusta que sus personajes no estén diferenciados entre buenos y malos, sino que tienen diferentes capas de lectura con las que la mayoría de nosotros podemos sentirnos identificados”.

El suyo, por ejemplo, no brilla por sus virtudes, aunque él le encuentre sus motivaciones. “Dámaso está dispuesto a aparcar sus conflictos morales con tal de medrar en la empresa. Está dispuesto a mentir, a engañar y a ser ruin con tal de llegar a su objetivo, pero es que lleva 30 años metido en el negocio y quiere algún tipo de recompensa”, apunta.

En los ocho episodios de media hora de ‘Muertos SL’, le veremos conspirar y manipular a sus compañeros (Salva Reina, Adriana Torrebejano, Gerard B. Fillmore, Aitziber Garmendia, Roque Ruiz, Manolo Cal) contra la nueva dirección, mientras la empresa se enfrenta a la competencia (Amaia Salamanca) y a un caso a lo #Metoo, que amenazará el legado del fundador de la funeraria. Porque la muerte también es un gran negocio.