La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil revela en sus informes del caso Rubiales presuntos “sobrecostes” en los casi 80 millones de euros en viajes que la Real Federación Española de Fútbol encargó a Globalia, el holding empresarial propietario de Air Europa, y destaca también los nexos entre el expresidente del fútbol español y Javier Hidalgo, quien fuera CEO de la compañía.

Según los informes presentes en el sumario, a los que ha podido acceder EL ESPAÑOL, los investigadores del Instituto Armado han podido “constatar la existencia de vinculaciones personales entre uno de los directivos de Globalia (Javier Blanco), Francisco Javier Martín Alcaide (alias Nene) y su mujer, Purificación Rufino”.

Estos dos últimos, arrestados también en la trama, “poseen intereses económicos en común con el presidente (Rubiales)”. Durante sus indagaciones, la UCO averiguó que este matrimonio coincidió en República Dominicana durante las Navidades de 2018 con Luis Rubiales, y todos ellos con Javier Hidalgo, el consejero delegado de Globalia.

Sólo dos meses después, Rubiales anunció un acuerdo con Halcon Viajes para que gestionara los viajes de la Federación. En el acto de presentación estuvieron presentes el propio presidente de la RFEF, Javier Hidalgo y su padre, presidente de Globalia, Juan José Hidalgo.

Durante la investigación, los agentes comprobaron que “la RFEF podría estar incurriendo en supuestos sobrecostes en la gestión de viajes de algunas delegaciones deportivas”.

En la etapa de Rubiales como máximo mandatario del fútbol español, remarca la Guardia Civil, Globalia fue la “principal agencia” contratada para la gestión de los viajes de la federación. A través de distintas sociedades pertenecientes al grupo empresarial, Globalia imputó a la Real Federación Española de Fútbol gastos por importe de casi 80 millones de euros. Eso solo, insiste la Guardia Civil, “entre 2018 y 2022”.

“Supuestos sobrecostes”

Cuando la UCO tomó declaración a Juan Rubiales, tío de Luis Rubiales, y a Abel Martín, un trabajador de la RFEF en abril del pasado 2023, a ambos se les preguntó si conocían alguna operación en el ente deportivo según el cual se estuviera gestionando de una forma irregular el patrimonio de esa entidad.


Ficha de Luis Rubiales en un informe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil.

E.E.

Ante las preguntas de los agentes, el trabajador que acompañaba al tío de Rubiales explicó que se comentaba en “foros internos” que los gastos de la Federación en relación a desplazamientos, estancia y manutención de las delegaciones españolas “resultaban en términos económicos superiores a los inicialmente presupuestados por los hoteles”.

[Rubiales planeó en enero un megaestadio con ciudad deportiva en Arabia con la constructora de la trama]

En su declaración el trabajador de la RFEF señaló que “los supuestos sobrecostes se producían mayoritariamente a nivel internacional”.

Cuando Rubiales llegó a la federación en 2018 también él denunció “supuestos sobrecostes” en la organización del viaje de España para el Mundial de Rusia que se celebraba ese año. Al año siguiente, tras desembarazarse de El Corte Inglés como agencia, Rubiales escogería a Globalia para los cuatro años siguientes.

Entre los servicios prestados estaría la gestión de los desplazamientos “y la estancia para la Supercopa de España” en Arabia Saudí, cuyo contrato es, precisamente, el origen de esta causa de corrupción.

Tal y como figura en la investigación realizada por la UCO, a partir de 2018 Globalia y diversas firmas del mismo holding fueron fue las empresas a la que se les otorgó la organización de los viajes de la entidad que presidía Rubiales. Sin embargo, en una de las tablas del sumario, la UCO constata que las cantidades declaradas e imputadas entre Globalia y la Federación “difieren significativamente, siendo notoriamente inferiores las declaradas por el ente federativo”. 

En total, el Grupo Globalia le imputa hasta 2022 pagos de la RFEF  por un total de 79,5 millones de euros. De todos ellos 77,5 se efectuaron a través de SEKAI Corporate Travel. Sin embargo, la Federación solo declaró pagos de 73,8 millones de euros

Vinculaciones con la trama

Las vinculaciones de Globalia con los personajes del caso Rubiales quedan acreditadas en el sumario de la Guardia Civil. Esta compañía cuenta, para empezar con importantes negocios en ese país caribeño. La más clarificadora de las relaciones es la de Javier Blanco, director general de Be Live Hotels, una de las empresas hoteleras del grupo, con Francisco Javier Martín Alcaide, Nene, y su mujer, Purificación Rufino, ambos detenidos en la causa.

La UCO encontró fotos de los tres juntos a las puertas de uno de los establecimientos hoteleros que esta empresa posee en Granada. La Guardia Civil también destaca que Nene viajaba “frecuentemente” a República Dominicana, donde se había instalado Rubiales tras su destitución, alojado en uno de los hoteles de este conglomerado empresarial.

La relación entre todos los protagonistas iría mucho más allá, continúa la Guardia Civil. “En el año 2018, habrían pasado las fiestas navideñas en Punta Cana diferentes personalidades, entre las que se citan el Presidente de la Real Federación Española de Fútbol (Luis Rubiales), al hostelero Javier Martín y “al hijo de Hidalgo” en referencia a Javier Hidalgo, hijo del fundador” del holding.

Transferencias

En relación a esta estancia, la UCO encontró entre los movimientos bancarios de Rubiales  una transferencia de salida del 12 de diciembre de 2018 por un importe de 4.460,50 euros en beneficio de “Trans /Globalia Corporate Trav”.

En los últimos meses, Globalia se ha situado en medio de un huracán mediático a raíz del llamado ‘caso Koldo’, que investiga cobros ilegales en contratos millonarios de compra de mascarillas durante la pandemia. La trama, liderada por un exasesor del Ministerio de Transportes, salpica también a otras carteras y varios gobiernos autonómicos del PSOE.

Javier Hidalgo, presidente del grupo turístico, mantuvo una relación comercial estrecha con uno de los cerebros de la presunta trama delictiva, Víctor de Aldama, presidente del Zamora CF. Según publicó este diario en exclusiva, el comisionista estaba contratado por Globalia para mediar entre el consorcio y el Gobierno de Venezuela, quien les debe 176 millones de euros.