La reducción de emisiones de CO₂ es uno de los principales retos a los que se enfrenta la sociedad actual para luchar contra el cambio climático. Sus consecuencias ya son una realidad en el planeta, por suerte, disponemos de una buena herramienta y solución natural para compensar los efectos de la huella de carbono, los árboles.

Los ecosistemas naturales tienen la capacidad de absorber y almacenar CO₂. Los bosques actúan como sumideros de carbono y ayudan a paliar los efectos del calentamiento global y sus impactos asociados.

Además, el desarrollo de reforestaciones implica un impulso a la creación de empleo en los entornos de estos proyectos, ayudando a fijar población en el mundo rural.

Por ello, Fundación Repsol apuesta por la reforestación a gran escala con Motor Verde que, en colaboración con Grupo Sylvestris, están trabajando desde 2022 en la reforestación y acondicionamiento de más de 4.700 hectáreas en España y Portugal que van a ayudar a la compensación de 1,8 millones de toneladas de CO₂.

“Motor Verde se trata de un proyecto de triple impacto: económico, social y medioambiental” afirma Mar de Andrés, directora de Transformación social de Fundación Repsol. “Aporta mejoras medioambientales al repoblar con especies autóctonas terrenos baldíos o que han sufrido incendios, impulsando la reducción de emisiones de CO₂ que se emiten a la atmósfera y ayudando a la recuperación de la biodiversidad. Además, genera un gran impacto social al crear empleo local e inclusivo en el entorno rural, muy necesario para estabilizar su población. Y, por último, dinamiza la economía de los pueblos y su entorno en los que tienen lugar las plantaciones”, explica de Andrés.

Impacto positivo en la comunidad

“El proyecto Motor Verde ayuda sobre todo a la hora de dar trabajo a la gente del pueblo y que la zona prospere en los próximos años” indica Araceli Marín, que ha estado empleada en una reforestación en la comarca de las Hurdes. “Además, este proyecto da mucha alegría y satisfacción, ya que dentro de unos años podrá verse el resultado de lo que hemos sembrado”.

En 2023 Motor Verde ha generado más de 1.300 oportunidades de empleo local en el entorno de las reforestaciones, pues cada una de ellas requiere un gran número de profesionales, desde: maquinistas, peones forestales o ingenieros.

Muchas de estas oportunidades de empleo están dirigidas a impulsar el trabajo de colectivos vulnerables, para ello Fundación Repsol trabaja en coordinación con entidades sociales de cada zona para poder identificar a personas que quieran sumarse al proyecto.

Para impulsar la empleabilidad y la contratación inclusiva, Fundación Repsol realiza formaciones para ofrecer mayores oportunidades a los vecinos, desde aspectos relacionados con temas forestales, hasta emprendimiento rural, formación social a empresas o competencias transversales y digitales en empleo. Solo el pasado año, más de 250 personas se vieron beneficiadas por estas acciones de formación, que van a continuar realizándose también durante 2024.

Además, el programa ha incentivado la conectividad a internet de algunas de estas zonas rurales. El proyecto Motor Verde cuenta con Hispasat como socio, y utiliza tecnología satelital para facilitar las tareas y mantener registro de cada fase de la reforestación y protección de la masa forestal, aplicando un novedoso programa para la detección temprana incendios. Gracias a ello, se han realizado instalaciones de WIFI en diferentes poblaciones en las que Motor Verde ha realizado sus reforestaciones, con el consiguiente beneficio que esto supone para los vecinos.

Cómo colaborar

Desde Fundación Repsol se ha puesto al servicio de particulares y empresas el Marketplace Motor Verde, una herramienta digital que permite mitigar el impacto medioambiental de forma voluntaria, contribuyendo a la plantación de bosques en entornos cercanos. Los usuarios pueden calcular su huella de carbono anual y mitigarla de una forma rápida y sencilla a través de la web https://motorverde.fundacionrepsol.com/