Estibadores del Puerto de València se han sumado a la huelga europea convocada por la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar (CETM) contra las políticas europeas de descontaminación y la tasa de derechos de emisión ETS, ya que “dejan en desventaja” a los puertos del sur de Europa y facilitan la “competencia desleal”.

Los trabajadores han realizado un paro de 13.30 a 15.30 horas de este miércoles en el recinto portuario, coincidiendo con una manifestación en Bruselas de la estiba europea que busca “evitar la destrucción de empleo en los puertos europeos, como consecuencia de la adopción de medidas y decisiones al margen del diálogo social”.

El delegado del Comité de Empresa del Centro Portuario de Empleo de Valencia, Óscar Martínez, ha criticar la tasa ETS que se le aplica a los buques y puntualizar que los trabajadores no están en contra de la implantación de políticas verdes en los puertos sino de “cómo las está aplicando Europa y qué consecuencias está teniendo para la comunidad portuaria”, tanto trabajadores como empresas y autoridades portuarias.

Martínez ha advertido que las medidas promulgadas desde Bruselas “no cumplen los objetivos de descontaminación que va en beneficio de los ciudadanos”, “penalizan” a los puertos europeos y “están beneficiando a otros países”. La tasa ETS, ha concretado, “encarece el transporte marítimo” y el producto, por lo que produce los tráficos se desvían al Norte de África y se produce una competencia desleal.

De este modo, las políticas, por una parte, afectan al trabajo en los puertos europeos y su entorno, y por otra, “son poco efectivas, porque un barco puede contaminar igual en el norte de África que en el sur de Europa y no se le están aplicando esos impuestos”.

“Nosotros lo que pedimos es una aplicación de unas políticas de descontaminación correctas, que no nos dejen en desventaja y en competencia desleal con el norte de África”, ha recalcado.