Agentes de la Policía Local de Galapagar y de la Guardia Civil han detenido a un hombre por amenazar con una pistola de aire comprimido a los clientes de un bar en el que se negaron a servirle alcohol.

Según han informado desde la Policía Local de Galapagar, la detención se ha producido cuando, supuestamente, el hombre amenazó con un arma clasificada como de la cuarta categoría a los clientes que se encontraban en el bar donde se negaron a servirle alcohol.

Los hechos tuvieron lugar la tarde del lunes, y a la llegada de los efectivos, la pistola fue incautada y el sospechoso puesto a disposición de la autoridad judicial este martes, tras pasar la noche en el calabozo.

Fuentes municipales han explicado a Europa Press que el hombre, de mediana edad y con “evidentes síntomas de embriaguez”, se puso a discutir con los clientes y con los trabajadores de un bar, por lo que fue expulsado del mismo.

Según estas fuentes, al parecer, este hombre volvió a los tres minutos y “encañonó a uno de los presentes, por lo que fue reducido por los clientes” que “le retuvieron” hasta que llegaron los agentes de Policía Local y la Guardia Civil, “procediendo a su detención”.

Una vez en el local, los efectivos comprobaron que el arma era de “la cuarta categoría, es decir de aire comprimido”. “Estas armas precisan de tarjeta de armas pero no son armas de fuego aunque son idénticas”, han concluido estas fuentes.