Yıldız acompañó a su madre a una clínica estética con la intención de hacerse un retoque en la cara. Asuman, para verse mejor, pensó que sería una gran idea inyectarse botox y ácido hialurónico para combatir los signos del envejecimiento.

En la consulta, el doctor sugirió también a Yıldız hacerse algunos retoques, como un aumento de labios y la eliminación de pequeñas arrugas en la frente, además de resaltar los pómulos. Pero la joven, siguiendo la advertencia de su suegra, no se hizo nada.

En la mansión, mientras esperaba a su marido, Yıldız ha tenido una idea: gastarle una broma a Çağatay, fingiendo que se había retocado la cara.

La reacción de Çağatay no se ha hecho esperar. Al verla, se ha quedado desconcertado. “¿Qué te has hecho?” le ha preguntado entre risas. Yıldız, disfrutando del momento, ha mantenido la broma por unos minutos antes de contarle la verdad.

Después de abrazarse y compartir unas risas, Yıldız le ha explicado que solo quería ver su reacción, alegrándole el día a su marido con este momento tan divertido.