El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha señalado que Israel “no está haciendo lo suficiente” para proteger a los trabajadores humanitarios y a civiles en Gaza y ha exigido una investigación “rápida” en la que se asuman “responsabilidades” tras el asesinato por parte del Ejército israelí de siete trabajadores de la ONG World Central Kitchen del chef español José Andrés.

“Hoy mismo he hablado con mi amigo el chef José Andrés para transmitirle mi más sentido pésame por la muerte de estos valientes trabajadores humanitarios y para expresarle mi apoyo constante a sus incansables y heroicos esfuerzos por hacer llegar alimentos a las personas que pasan hambre en todo el mundo. QUe Dios bendiga a los trabajadores humanitarios que murieron y consuele a sus seres queridos en su dolor”, ha señalado Biden.

El presidente de EEUU se ha mostrado “indignado y con el corazón roto” por la muerte de los siete trabajadores humanitarios, entre ellos un estadounidense, en un ataque de Israel contra un convoy en el que circulaban tras salir de un almacén tras descargar alimentos en la Franja de Gaza. “Eran valientes y desinteresados. Sus muertes son una tragedia”, ha afirmado. 

[El informe de Israel sobre el ataque contra la ONG de José Andrés: “Un fallo por identificación errónea”]


Siete fallecidos en el ataque israelí a un vehículo de World Central Kitchen, la ONG del chef español José Andrés.

“La investigación debe exigir responsabilidades”

Biden ha exigido que la investigación anunciada por Israel sobre por qué los vehículos de los cooperantes fueron objeto de bombardeos “debe ser rápida, debe exigir responsabilidades y sus conclusiones deben hacerse públicas”, si bien ha sostenido que este caso “no se trata de un incidente aislado”, como defiende el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

“Este conflicto ha sido uno de los peores de los últimos tiempos en cuanto al número de trabajadores humanitarios muertos. Esta es una de las principales razones por las que la distribución de ayuda humanitaria en Gaza ha sido tan difícil: porque Israel no ha hecho lo suficiente para proteger a los trabajadores humanitarios que tratan de entregar ayuda a los civiles que la necesitan desesperadamente”, ha criticado.

Asimismo, ha sostenido que “Israel tampoco ha hecho lo suficiente para proteger a los civiles”, mientras que ha indicado que Washington “ha instado repetidamente a Israel a que desligue sus operaciones militares contra Hamás de las humanitarias, para evitar víctimas civiles”.

[World Central Kitchen, la ONG del chef José Andrés que alimenta al mundo en sus peores momentos]

“Estados Unidos seguirá haciendo todo lo que esté en su mano para proporcionar ayuda humanitaria a los civiles palestinos de Gaza, por todos los medios disponibles. Seguiré presionando a Israel para que haga más por facilitar esa ayuda. Y estamos presionando mucho para lograr un alto el fuego inmediato”, ha concluido.

El ataque contra los trabajadores humanitarios de World Central Kitchen tuvo lugar en la zona de Deir al Balá, en el centro de la Franja de Gaza y, los fallecidos tenían nacionalidad británica, polaca, australiana, palestina y estadounidense-canadiense.

La ONG ha paralizado sus operaciones en el enclave tras el ataque. Los trabajadores de WCK se encontraban en el enclave palestino en plena misión humanitaria, en colaboración con la ONG Open Arms, para establecer un corredor humanitario marítimo entre Chipre y Gaza y sortear así las enormes trabas impuestas por Israel para la entrega de ayuda por vía terrestre.