Esta mañana nos hemos despertado con la noticia de que un ataque del ejército israelí ha terminado con la vida de siete miembros de World Central Kitchen que prestaban ayuda en la Franja de Gaza. 

[Mueren siete trabajadores de la ONG del chef José Andrés en un bombardeo israelí contra Gaza]

En un comunicado, la citada ONG, que prestaba ayuda humanitaria en la zona y gestionaba el envío de alimentos a través del corredor humanitario marítimo entre Chipre y la Franja de Gaza, ha anunciado que suspenderá sus operaciones en territorio palestino y ha asegurado que se trata de una “tragedia”. “Los trabajadores humanitarios nunca deberían ser un objetivo”, ha lamentado la organización.

[Netanyahu admite que un ataque de su Ejército ha matado a 7 trabajadores de la ONG de José Andrés]

Word Central Kitchen, una ONG para alimentar y cuidar 

World Central Kitchen, en lo sucesivo WCK, es una organización no gubernamental fundada por el chef español de origen asturiano José Andrés en 2010 a raíz de un devastador terremoto en Haití que acabó siendo su primera acción de ayuda humanitaria.

[El mensaje que el chef José Andrés lanza a Israel: los envíos de ayuda a Gaza podrían “fracasar”]

Desde su inicio, la misión de WCK ha sido proporcionar alimentos reconfortantes a personas afectadas por desastres naturales y crisis humanitarias en todo el planeta. Con un enfoque innovador y eficiente, WCK ha conseguido generar un impacto significativo en distintas comunidades que estaban atravesando un momento de máxima vulnerabilidad, brindando no solo alimento, sino también esperanza y dignidad.

Acción inmediata en crisis humanitarias


El equipo de WCK reparte comidas en la Franja de Gaza

World Central Kitchen/WCK.org

En su labor humanitaria, WCK ha destacado desde su creación por su capacidad para responder rápidamente a emergencias en todo el mundo. Ante desastres naturales como huracanes, terremotos o inundaciones, el equipo de WCK está en alerta permanente, listo para desplegarse y con la formación adecuada para proporcionar comidas calientes a los afectados en cuestión de horas.

Además de su respuesta inmediata a desastres, otra de las labores de WCK es trabajar con comunidades de todo el mundo para promover la seguridad alimentaria a largo plazo. A través de programas de capacitación y desarrollo, la organización empodera a las comunidades para que puedan producir y acceder a alimentos de manera sostenible, reduciendo su vulnerabilidad ante futuras crisis.

Innovar y colaborar, los pilares de World Central Kitchen

Una de las características distintivas de WCK es su enfoque centrado en las personas para abordar la problemática alimentaria en situaciones de emergencia. Utilizando cocinas móviles, personal altamente cualificado y técnicas culinarias eficientes, el equipo de WCK puede preparar grandes cantidades de comida de manera rápida y económica, incluso en entornos hostiles.

Además, WCK prioriza la colaboración con otras organizaciones locales, gobiernos y otras ONG dándoles apoyo y formación para maximizar su impacto. De esta manera, es posible adaptar los esfuerzos de todos según las necesidades específicas de cada situación, garantizando una respuesta útil ante cualquier catástrofe.

Reconstruir comunidades

Si bien la alimentación es el enfoque principal de WCK, la organización va más allá al reconocer la importancia de la restauración emocional y la reconstrucción comunitaria. Al proporcionar comidas calientes en momentos de crisis, WCK no solo satisface las necesidades físicas de las personas, sino que también les brinda un sentido de normalidad y esperanza en medio del caos.

Además, WCK apuesta por utilizar ingredientes locales siempre que sea posible, lo que no solo apoya a la economía local, sino que también garantiza que las comidas que se ofrecen sean más frescas y del gusto de la población de la zona en la que se interviene.

Impacto a nivel mundial

Desde su fundación, WCK ha prestado asistencia alimentaria a millones de personas en más de 30 países. Su labor ha sido reconocida a nivel internacional y ha inspirado a otros a unirse a la causa de la alimentación como un derecho humano fundamental. Sin duda, una labor que va mucho más allá de la cocina y que es una muestra del poder transformador de la solidaridad global.

La actuación de World Central Kitchen en España

Nuestro país también recibió la ayuda de WCK durante la crisis del coronavirus. Para sacar provecho a los restaurantes que tuvieron que cerrar temporalmente durante el estado de alarma, la ONG del chef José Andrés, montó algunas “cocinas comunitarias” bajo el lema #CHEFSFORSPAIN. Una iniciativa para ayudar a los más vulnerables en una situación que, para muchos, fue terrible. 

En Madrid, el Grupo Arzábal, desde su cocina central y con el asesoramiento de WCK, elaboraba a diario miles de raciones de comida caliente para alimentar a los que lo necesitaban. Otras localidades como Barcelona, Cádiz, Jaén, Valencia, Sevilla, Huelva o A Coruña también tuvieron este tipo de cocinas comunitarias en las que grandes chefs cocinaron a diario de forma voluntaria. En total, más de un millón de comidas repartidas gracias a la colaboración de WCK con distintas organizaciones españolas.