Naty Abascal, aunque cueste creerlo viendo sus últimas imágenes, cumple 81 años, ocasión que ha elegido celebrar con su gran amigo Valentino. “Soy una gran afortunada”, aseguró hace unos meses en Y ahora Sonsoles.

Aunque si hay alguien afortunado esos somos nosotros, porque llevamos décadas disfrutando de su arte. Naty está estupenda y es la responsable de regalarnos infinitos momentos inolvidables.

Por ejemplo, nadie puede abandonar un hospital tras haber estado ingresada con el glamour con el que lo hace la modelo, ni pronunciar el inglés con su estilo y delicadeza.

Y solo ella puede posar en bikini con semejante elegancia pasados los 80 años. Además, desde hace un tiempo, se revela como una auténtica musa navideña y en una de sus últimas apariciones en Madrid incluso nos felicitó las fiestas.

Hoy somos nosotros los que la felicitamos. Ella sopla las velas por su 81 cumpleaños demostrando que ha sido, es y será la eterna musa de este país.