El Celta de Vigo está de luto. El trabajador del sector del naval que murió el miércoles pasado tras recibir un golpe en la cabeza en el muelle de reparaciones de Bouzas pertenecía a la peña Irmandiños 1923, una de las más importantes de la grada de animación de la entidad gallega en Balaídos.

Se trata del tercer accidente laboral mortal en Vigo en las dos últimas semanas. El operario, de 37 años, estaba realizando labores de carga en el momento en el que se le cayó una grúa en la cabeza, provocándole daños irreversibles. Tal y como informó el Faro de Vigo, D.A.C. fue trasladado en ambulancia al Hospital Ribera Povisa inconsciente y con heridas muy graves. Finalmente acabó falleciendo a causa de los gravísimas heridas con las que había ingresado.

Un accidente que ha teñido de luto al Celta y el celtismo. Desde el club se desconocía que el fallecido era abonado del club, pero se emitió un comunicado mostrando las condolencias por lo sucedido: “Pesar y dolor en el RC Celta por un nuevo accidente mortal en la Armada de Vigo. Nuestro más sentido pésame a su familia y amigos. Descanse en paz”.

“Un celtista en la alegría y en el sufrimiento”

Fue la Peña Imnadiños, a la que pertenecía el fallecido (D.A.C), la que comunicó que se trataba de uno de sus miembros. Escribió un mensaje de despedida por la pérdida de su amigo y compañero de grada: “Un celtista en la alegría y en el sufrimiento. Gracias David por formar parte de nuestra familia y por llevar contigo al celtismo y a los Irmandiños, siempre te llevaremos con nosotros. No sólo dejas un asiento vacío en las gradas, sino también un agujero en nuestro corazón”.

Síguenos en nuestro canal de WhatsApp y no te pierdas la última hora y toda la actualidad de antena3noticias.com