El restaurante de ‘First Dates‘ continúa abriendo cada noche sus puertas para recibir a solteros y solteras dispuestos a encontrar el amor. En una de sus últimas entregas, el dating show contó con la participación de Raúl, un abogado de 58 años apasionado de la música. “No me quiero tirar flores porque queda mal, pero me considero más culto que la media”, aseguró en su presentación.

Cuando Carlos Sobera le preguntó por el tipo de chica que estaba buscando, Raúl fue sincero: “Me gustan que sean guapas y atractivas, sobre todo”. Su cita resultó ser Arantxa, una profesora de yoga de 54 años atraída por los hombres “salvajes”, según comentó en su llegada al programa: “Me gustan como yo, salvajes. Que sea un Tarzán, pero también se haya podido civilizar”.

Antes de presentarle a Raúl, Sobera le puso un vídeo en el que aparecía tocando música pero sin enseñar el rostro. Una grabación que elevó las expectativas de Arantxa: “Me imagino un hombre con mucha fuerza, con el pelo largo y de ojos claros”.

Sin embargo, cuando por fin le conoció en persona, reconoció que no era el prototipo de hombre que se esperaba. “Casi me doy media vuelta y digo: Sobera, invítame una copa y cuéntame un poquito de Bilbao”, bromeó en unos totales a cámara.

Cuando llegó el momento de tomar la decisión final, Raúl estuvo dispuesto a tener una segunda cita con Arantxa: “Me ha gustado como persona, considero que tiene profundidad y que es culta. Y salta a la vista que es una persona atractiva”. Sin embargo, ella descartó esa posibilidad: “Yo no tendría una segunda cita como pareja. Me ha faltado un poco esa pasión que busco”.

Raúl y Arantxa en ‘First Dates’. CUATRO