Israel sigue tensionando hasta el límite la situación en Oriente Medio. En medio del asedio a Palestina, que acumula más de 32.000 muertes ya, el ejército israelí ha iniciado una ofensiva también en Siria. En este sentido, tal y como ha reportado el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), 42 miembros de las fuerzas gubernamentales sirias y combatientes de Hezbolá han fallecido como resultado de una serie de ataques aéreos israelíes en Alepo. La ofensiva, que tuvo lugar en las primeras horas del viernes, se centró en depósitos de misiles y es considerada la más letal en territorio sirio en los últimos tres años.

El Ministerio de Exteriores de Siria ha denunciado estos bombardeos como una “agresión terrorista”, señalando que han causado víctimas mortales y heridas entre civiles y soldados, además de daños materiales significativos. Este ataque en Alepo ocurrió pocas horas después de otro incidente en el que fuerzas israelíes atacaron una estructura residencial en las afueras de Damasco, resultando en la muerte de dos civiles.

Así, el Ministerio ha condenado enérgicamente la repetición de estos asaltos por parte de Israel -que no ha reconocido los hechos (al menos de momento), describiéndolos como actos de agresión que subrayan la naturaleza violenta y desestabilizadora de las acciones israelíes en la región. Además, ha acusado a Israel de ser el principal factor de inestabilidad en el Medio Oriente, atribuyendo a sus ataques continuos y a lo que denomina “crímenes de genocidio” perpetrados contra el pueblo palestino.

La ONG Human Rights Watch ha constatado al menos 28 ataques de esta naturaleza desde principio de año, que han dejado al menos 104 efectivos de seguridad muertos, la mayoría asesores de la Guardia Revolucionaria de Irán para las fuerzas del presidente sirio, Bashar al Assad, y diez civiles fallecidos.

En el comunicado del observatorio se advierte que “el régimen siempre se reserva el derecho de responder” y se agrega que “dónde y cuándo” responderán “no se sabe”, al tiempo que se cuestiona “cuánto tiempo pasará hasta que Siria sea completamente destruida”.

Con estas muertes son ya 263 los combatientes de Hezbolá que han muerto desde que se retomaron los enfrentamientos contra las fuerzas israelíes a raíz de la operación militar sobre la Franja de Gaza en respuesta a los ataques de Hamás del pasado 7 de octubre de 2023.

Israel advierte de que ampliará su campaña contra Hezbolá

Por otra parte, el ministro de Defensa de Israel, Yoav Gallant, ha advertido de que ampliarán su campaña militar contra el partido milicia Hezbolá “donde quiera que opere” y ha enumerado ciudades como Beirut y Damasco, en una posible alusión a los ataques israelíes de la pasada noche contra posiciones de este grupo chií en Sira.

“Israel está pasando de defenderse a perseguir a Hezbolá. Llegaremos a dondequiera que opere esta organización, en Beirut, Damasco y en lugares más lejanos”, ha advertido Gallant a su paso por una base del Ejército en la ciudad de Safed (norte), recogen medios israelíes.

Gallant ha asegurado que el “responsable” de los “graves daños” que ha sufrido Líbano a lo largo de todo este tiempo de conflicto con Israel es Hezbolá y su secretario general, Hasán Nasralá. “Vamos a exigir un precio por cualquier acción que salga de Líbano. Donde necesitemos actuar, ahí estaremos”, ha subrayado.

Rusia califica de “completamente inaceptable” el ataque

Asimismo, una de las primeras potencias en pronunciarse tras el ataque ha sido Rusia, que ha tildado de “completamente inaceptable” la ofensiva. 

En concreto, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, Maria Zajarova, ha recordado que este tipo de “acciones agresivas” contra Siria “constituyen una grave violación de la soberanía de este país y de las normas básicas del Derecho Internacional”, según recoge un comunicado. “Son completamente inaceptables. Condenamos enérgicamente estas provocativas acciones militares, que están plagadas de consecuencias extremadamente peligrosas”, ha alertado, en base al “fuerte deterioro” de la situación en la región a raíz de la guerra entre Israel y el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás).

A la espera de que Israel se pronuncia de manera oficial, Zajarova ha señalado que han recibido informes de que “aviones israelíes” bombardearon varios objetivos en los alrededores de Alepo, dejando “decenas de muertos y muchos heridos”. Al mismo tiempo, ha denunciado que en la víspera otro ataque israelí hirió a dos civiles en la provincia de Damasco.

Hezbolá, un agente decisivo en Oriente Medio

Hezbolá, conocido también como Hizbulá, Hizbullah o Hezbollah, es una organización libanesa de carácter político y militar. Fundada en la década de 1980, Hezbolá surgió como un movimiento de resistencia contra la ocupación israelí del sur de Líbano. Con el tiempo, ha evolucionado hasta convertirse en un actor político y militar significativo tanto en Líbano como en la región más amplia del Medio Oriente.

Hezbolá fue fundado con el apoyo de Irán y se inspiró en la revolución islámica de 1979 de ese país. La ideología de Hezbolá se basa en el islam chií y está influenciada por el pensamiento del Ayatolá Jomeini, el líder de la Revolución Iraní. El grupo aboga por el antiimperialismo, el antisionismo y busca la creación de un estado islámico en Líbano, aunque en la práctica ha aceptado el sistema político pluralista libanés.

Hezbolá tiene una estructura dual que comprende un ala política y un ala militar. Políticamente, Hezbolá participa en el sistema parlamentario libanés y ha tenido representantes en el parlamento y en el gobierno. Militarmente, posee una fuerza armada bien entrenada y equipada que ha participado en conflictos como la Guerra del Líbano de 2006 y ha apoyado al gobierno de Bashar al-Assad en la Guerra Civil Siria.

A nivel internacional, Hezbolá mantiene estrechas relaciones con Irán y Siria y es parte del llamado “Eje de Resistencia” contra la influencia occidental y israelí en la región. Sin embargo, su ala militar ha sido designada como una organización terrorista por varios países y organizaciones internacionales debido a su participación en actos de violencia y ataques terroristas.

Además de sus actividades políticas y militares, Hezbolá también opera una red de servicios sociales en Líbano, proporcionando educación, atención médica y servicios sociales a la población chií y a otros grupos vulnerables. Estos servicios han contribuido a su base de apoyo popular en Líbano.

Hezbolá ha estado involucrado en numerosas controversias y conflictos, tanto dentro de Líbano como en la región en general. Sus acciones militares, incluidos los ataques transfronterizos contra Israel y su participación en la Guerra Civil Siria, han provocado tensiones y conflictos con otros países y grupos.

Síguenos en Whatsapp y recibe las noticias destacadas y las historias más interesantes.