El Ibex 35 quiere cerrar este jueves semana, mes y trimestre en positivo e instalado en máximos desde 2017. El selectivo español superó ayer los 11.000 puntos, algo que no ocurría desde hace siete años, y busca seguir con su buena racha justo antes del parón de Semana Santa. Y es que este Viernes Santo y el Lunes de Pascua los mercados permanecerán cerrados. El selectivo baja ligeramente un 0,3%, hasta 11.078 puntos.

Según explica César Nuez, analista técnico de ‘Bolsamanía’, el Ibex mira ya a los máximos de 2017 que dibujara en los 11.135 puntos, y si consigue superarlos, entonces “podríamos acabar viendo una extensión de las subidas hasta el nivel de los 11.884 puntos, máximos de 2015″. El selectivo se ha revalorizado nada menos que un 10% en el mes de marzo.

En cualquier caso, destaca Nuez, “su aspecto técnico es impecable” y “por el momento no apreciamos señal alguna de debilidad”. Aunque avisa: “Los altos niveles de sobrecompra nos hacen estar muy pendientes de la aparición de una señal bajista que indique un alto en el camino”.

Por valores, ACS es el valor que más cae, después de confirmar a la CNMV que la Comisión de Transportes de Texas (EEUU) estudia nacionalizar la concesión de su autopista SH-288, en funcionamiento desde 2020. Ferrovial, con gran exposición a autopistas en EEUU, es el segundo peor valor del selectivo.

También cede posiciones Acciona, tras recibir un recorte de consejo y valoración por parte de Barclays. En positivo, IAG, Santander y BBVA son los valores más alcistas, ya que los bancos españoles siguen en un gran momento.

REFERENCIAS MACROECONÓMICAS

Las referencias macroeconómicas que se conocerán a lo largo de la mañana serán claves para determinar la dirección por la que se decantarán las bolsas. Este Jueves Santo destacan, por ejemplo, el Producto Interior Bruto (PIB) de Reino Unido, que cayó un 0,3% en el cuarto trimestre de 2023, confirmando la entrada en recesión del país, así como el paro de Alemania, que ha escalado al 3,5% en febrero.

En EEUU, se publicará la revisión final del PIB de EEUU del cuarto trimestre, aunque la principal referencia de la semana se conocerá este viernes, con los mercados cerrados. Se trata del deflactor de consumo privado PCE, la medida favorita de inflación de la Reserva Federal (Fed), que podría dar alguna pista sobre los próximos movimientos del banco central con los tipos de interés. Y es que es probable que el organismo monetario se tome con calma el proceso de relajación monetaria.

Así lo ha dado a entender el Gobernador de la Reserva Federal, Christopher Waller, que ha explicado que en el seno del organismo no hay prisa por bajar los tipos. Es más, ha subrayado que los recientes datos económicos justifican retrasar o reducir el número de recortes previstos este año. De momento, el mercado descuenta que las bajadas comenzarán en junio.

Según ha destacado Waller, las recientes cifras de inflación son “decepcionantes” y por ello habrá que ver “al menos un par de meses de mejores datos de inflación” antes de recortar los tipos de interés. Pero además, el Gobernador ha señalado que la solidez de la economía y la robustez de la contratación son otras de las razones por las que la Reserva Federal tiene margen de maniobra si es necesario mantener los tipos altos durante más tiempo.

Y también sigue en el foco el colapso del puente Francis Scott Key de Baltimore. Ahora, más allá del impacto económico y humano del derrumbe de la estructura, que se desplomó el martes tras chocar el carguero ‘Dali’ con uno de sus pilares, se empiezan a estimar también las pérdidas aseguradas ante el cierre del puerto, que según DBRS Morningstar podrían situarse entre 2.000 y 4.000 millones de dólares. Estas pérdidas, dice la agencia, unidas al impacto comercial de los ataques hutíes en el Mar Rojo, “presionarán al alza los precios de las coberturas de seguros marítimos en todo el mundo”.

En otros mercados, destacan las subidas del petróleo, de medio punto porcentual, y también de la onza de oro, que cotiza en 2.217,80 dólares. La rentabilidad del bono estadounidense a 10 años alcanza el 4,21%, mientras que el cruce EUR/USD cae hasta los 1,0819. Por último, el bitcoin escala más de un 2% y vuelve a situarse por encima de 70.000 dólares.