MADRID, 26 (CHANCE)

Momentos durísimos para Carlo Costanzia por la detención de dos de sus hermanos por parte de padre, Pietro y Rocco, por intento de asesinato. El pasado miércoles el mayor de ellos, de 23 años, era arrestado junto a su novia en un hotel de Turín por una brutal agresión a un joven al que abordó en plena calle con un machete y al que, de no ser por la rápida intervención de un viandante que le hizo un torniquete, podría haber llegado a matar. Aunque en estos momentos la víctima está fuera de peligro, tal es la gravedad de sus lesiones que han tenido que amputarle parte de una pierna.

Aunque en un principio Pietro negó cualquier vinculación con el asunto, ha acabado por confesar y pedir disculpas asegurando que su intención no era hacer daño. Y, sorpresa ma*úscula, no ha sido el único Costanza di Costigliole que ha sido detenido, puesto que Rocco (22 años) también está en el calabozo por ser cómplice de su hermano al conducir la moto en la que iban cuando se produjo el ataque a machetazos.

Muy afectado por la detención de dos de sus hermanos -con los que tiene una maravillosa relación- Carlo ponía tierra de por medio y este fin de semana ha estado en Málaga con Alejandra Rubio, su gran apoyo en estos momentos. De regreso en Madrid, el hijo de Mar Flores no ha tenido más remedio que entrar y salir de su domicilio para pasear a su perro, aunque lo ha hecho oculto bajo una capucha, un gorro y un cuello tapándole gran cara de la cara intentando pasar desapercibido. No lo ha conseguido, pero tampoco ha querido decir nada a la prensa ni confesar cómo se encuentra tras la detención de Pietro y Rocco.

Mientras Carlo ha pasado las últimas horas solo, Alejandra lo ha hecho en la casa de una amiga y bien entrada la noche, cuando regresaba a su domicilio, ha roto su silencio ante las cámaras de Europa Press. Para en palabras, la nieta de María Teresa Campos ha asegurado que en Málaga se lo han pasado “muy bien” y que “todo está genial” entre el actor y ella.

Sin nada que decir sobre el enfrentamiento que protagonizaron en la ciudad andaluza con una reportera al ser grabados cuando iban a una Iglesia a ver los pasos de Semana Santa, Alejandra tampoco ha querido pronunciarse sobre la detención de los dos hermanos de Carlo: “Lo siento mucho, chicos, buenas noches. Ádiós, gracias, perdona”. Sin embargo, sí ha revelado que este duro trance familiar no ha afectado en nada a su historia de amor con el hijo de Mar Flores que, como ha querido dejar claro, va “genial”.