Comienzan las turbulencias. Avanza y su comité de empresa han mantenido este jueves una segunda reunión desde que comenzó la negociación del convenio colectivo, puesto que el firmado a principios del año pasado tras más de 600 días de huelga y movilizaciones caducó a finales de 2023. Y el resultado del encuentro no ha sido satisfactorio para la parte social, que avisa ya a la empresa que gestiona el servicio de autobús urbano de Zaragoza: “No vamos a admitir esta dinámica. O se sientan a negociar en serio, o la guerra empieza ya”.