International

La agónica extinción de los osos polares; largos veranos árticos comiendo carroña y bayas

Los osos polares están desapareciendo, su hábitat se está desmoronando con el cambio climático. El hielo que es fundamental para su alimento, las focas, cada vez dura menos. Una investigación de la Universidad Estatal de Washington publicada en la revista Nature Communications revela la capacidad de los osos polares para alimentarse en tierra y sobrevivir. Esto es, han estudiado su capacidad de adaptación a un mundo sin hielo y los científicos no creen que lo consigan. 

La desaparición de la banquisa de hielo ártico es gradual y constante, se cree que puede desaparecen por completo en 2030. Se confiaba en que los osos polares pudieran adaptarse a los largos veranos que trae el cambio climático comportándose como los osos pardos, descansando o comiendo alimentos terrestres. En esta investigación han seguido los pasos de 20 osos polares con cámaras adheridas a su cuerpo y se pudo observar que probaron estos comportamientos adaptativos, esto es, comieron lo que pudieron en tierra y descansaron, pero su desgaste de energía no era suplido por el aporte calórico de que necesitan. 

“Ninguna de las dos estrategias permitirá a los osos polares existir en tierra más allá de cierto tiempo”, concluye Charles Robbins, director del Centro de Osos de la Universidad Estatal de Washington y coautor del estudio: “Los osos polares no son osos pardos, sino osos polares. No son osos pardos con batas blancas. Son muy, muy diferentes”.

Uno de los osos polares de la investigación con la cámara en el collar. Anthony Pagano

Un oso polar macho adulto puede alcanzar los tres metros de longitud y pesar 1.500 kilos y un oso pardo 800 kilos y dos metros. Para mantener ese cuerpo bien alimentado necesita la grasa que le aportan las focas.

“El oso polar es una especie catalogada como vulnerable y es un ícono del cambio climático”, explica Laura Moreno, responsable del programa de especies de WWF. “El oso necesita el hielo para cazar las focas y el deshielo ahora se produce antes tiempo y se forma después”. Según WWF hay cerca de 31.000 osos polares y están en riesgo por el avance del cambio climático. “Los osos pueden sobrevivir temporalmente, pero su riesgo de inanición aumenta con la desaparición del hielo ya que este periodo de estrés cada vez es más largo”. Moreno es clara: “Su hábitat está desapareciendo. A largo plazo el oso polar se extingue”.

Osos polares comiendo carroña y bayas

“Encontramos una verdadera diversidad de comportamientos de los osos y, como resultado, observamos una gama diversa de gastos energéticos”, afirma el autor principal Anthony Pagano, biólogo del Programa de Investigación del Oso Polar del Servicio Geológico de EE.UU.

El estudio relata que muchos de los osos polares machos adultos simplemente se tumbaron para conservar energía, quemando calorías a un ritmo similar al de la hibernación. Otros osos buscaban comida activamente, consumiendo cadáveres de aves y caribúes, así como bayas, algas y hierbas.

En total, los investigadores observaron un gasto de energía cinco veces superior, desde un macho adulto que descansaba el 98% del tiempo hasta el más activo, que recorría 330 kilómetros. Algunas hembras adultas dedicaban hasta el 40% de su tiempo a buscar comida. Sin embargo, toda esa actividad no daba sus frutos. 

“Como los osos polares se ven obligados a pisar tierra antes [por el deshielo], se reduce el periodo en el que normalmente adquieren la mayor parte de la energía que necesitan para sobrevivir”, dijo Pagano. “Con el aumento del uso de la tierra, la expectativa es que probablemente veamos aumentos en la inanición, en particular con los adolescentes y las hembras con cachorros”, añade.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button