Nacional

el aviso de los científicos

Las corrientes del Océano Atlántico que transportan el agua cálida desde los trópicos hasta regiones como Europa podrían estar al borde del colapso sistémico. Así lo alerta un estudio publicado en la revista Science Advances, que plantea que la desaparición de la Circulación de Retorno Meridional del Atlántico (AMOC) ocurrirá mucho antes de lo esperado, y provocará temperaturas gélidas en el continente en las próximas décadas.

Durante milenios, la AMOC ha servido de ‘cinta transportadora’ de corrientes cálidas como la del Golfo, cargada con las aguas cálidas del Golfo de México, hacia el norte, a lo largo de la costa este de América del Norte y a través del océano hasta Europa. Pero a medida que el calentamiento global antropogénico ha derretido el hielo de Groenlandia, se han vertido cantidades masivas de agua fría en el Atlántico Norte. Esto ha provocado el enfriamiento de estas corrientes hasta un “punto de no retorno”.

El freno de la AMOC provocaría que las temperaturas aumentasen en el hemisferio sur, dado que las aguas cálidas permanecerían estáticas en su lugar de origen. Pero la situación en el norte sería la inversa. Según los modelos de los investigadores, que han simulado más de 2.000 años de corrientes, los países europeos del norte como Reino Unido, Noruega, Suecia o Islandia experimentaría un desplome de entre 5 y 15 ºC de su temperatura media a partir de mediados de siglo.

[El estudio sobre el colapso de la corriente atlántica divide a los científicos: “Es alarmista”]

“Nos dirigimos hacia un punto de inflexión”, apunta René van Westen, climatólogo y oceanógrafo de la Universidad de Utrecht en los Países Bajos. “La pregunta del millón, que lamentablemente no podemos responder en este momento, es cuándo puede ocurrir esta calamidad climática global“, añade. Las posibilidades de que ocurra antes de fin de siglo e incluso a partir de mediados, valora el experto, “dependerán del ritmo de cambio climático que estemos provocando como humanidad”.

“Las temperaturas más frías en Europa pueden parecer positivas, pero las repercusiones son de gran alcance, y otras regiones experimentan un calentamiento acelerado y patrones de precipitación alterados. Además, se prevé un aumento de 100 cm en el nivel del mar en Europa debido al abrupto colapso de la circulación oceánica”, advierte Van Westen.

“El colapso de la Circulación de Retorno Meridional del Atlántico puede ser ‘inminente’, y podría cambiar radicalmente el clima que conocemos”, explica el meteorólogo Francisco Martín León de Meteored. “El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas (IPCC) dijo que hay una confianza media en que no habrá un colapso antes de 2100 y, en general, minimizó los escenarios de desastre. Pero van Westen, varios científicos externos y un estudio del año pasado dicen que eso puede no ser correcto”.

“Un colapso de la AMOC cambiaría el clima en todo el mundo porque significa el cierre de una de las fuerzas climáticas y oceánicas clave del planeta”, precisa el especialista. Otros potenciales efectos del colapso general, enumera, consistirían en que “se extendería el hielo del Ártico mucho más al sur, aumentaría aún más el calor en el hemisferio sur, cambiaría los patrones globales de lluvia y se alteraría el Amazonas”.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button