Político

Los agricultores dedican el 20% de su jornada al papeleo con la Administración – La Provincia

Un registro para el consumo de agua, otro para el de pienso, un libro en el que debe constar el nombre de toda persona que entre y salga de la granja, otro para el control de las deyecciones o residuos ganaderos, y aún otro más para hacer un balance de los nitrógenos producidos. A todo ello se suma, además, el llamado libro de registro de la explotación, que es el documento donde deben hacer constar toda la actividad. “Hay veces en que una misma acción se tiene que documentar hasta tres veces, pero en registros distintos”, protesta Jordi Armengol, ganadero de Juneda (Garrigues) y copropietario, junto a su padre, de una pequeña empresa agropecuaria familiar. Al cabo de la semana, calcula Armengol, la burocracia le ocupa un 20% de las horas totales de trabajo. “A veces, el papeleo me roba incluso más tiempo, sobre todo cuando es época en que hay que hacer declaraciones fiscales o solicitudes de ayudas”, indica.

Cuando los agricultores (catalanes, españoles y europeos) protestan por la excesiva carga burocrática insisten en diferenciar su situación de la de otros colectivos profesionales que denuncian lo mismo -desde médicos y enfermeras hasta maestros, el mal es general-. En el caso del sector agrario, lamentan, el farragoso trabajo administrativo que soportan no les garantiza que sus productos vayan a salir al mercado en igualdad de condiciones a otros. “Un motor fabricado en China que no cumpla los estándares de calidad que demanda la Unión Europea, que sea por ejemplo más contaminante, nunca será comercializado aquí… Pero eso no ocurre con los alimentos, que llegan desde países extracomunitarios sin haber seguido los procesos de cultivo y de calidad que se nos exigen a nosotros y que muchas veces entran sin siquiera pagar aranceles, porque se benefician de acuerdos comerciales preferentes para ellos”, prosigue Armengol, que es también presidente del sector ganadero en el sindicato Unió de Pagesos (UP).

Compromiso de simplificación

La Generalitat, de momento, ha anunciado la creación de un servicio de ventanilla única, que, según explican fuentes de la Conselleria d’Acció Climàtica, se está acabando de ultimar y cuyo objetivo es simplificar estas labores. Todo apunta a que el aplicativo estará disponible a finales de marzo, “si todo va bien”, según anunció este viernes el conseller de Acció Climàtica, David Mascort, en una entrevista en TVE. “En estos momentos, los agricultores tienen que acceder a 14 aplicaciones distintas”, reconoció Mascort, que adelantó que el portal se encuentra actualmente en fase de rpuebas “por parte de distintos colectivos de usuarios, para ver si funciona”.

La revisión de la carga burocrática es también uno de los compromisos incluidos en la propuesta de resolución que este jueves registraron PSC, ERC, Junts, la CUP, los Comuns y Ciutadans en el Parlament, tras la visita de un grupo de payeses. El texto se tramitará por la vía de urgencia para que pueda ver la luz verde en el próximo pleno, dentro de dos semanas, según informan Sara González y Carlota Camps. 

También el ministro de Agricultura, Luis Planas, ha dicho que trabajará por la simplificación burocrática y las exigencias normativas. En una comparecencia en el Congreso de los Diputados el pasado 25 de enero, Planas se comprometió a crear un grupo de trabajo con las comunidades autónomas para identificar las principales trabas burocráticas existentes, tanto en la PAC como en otros procedimientos, y buscar fórmulas más sencillas para tramitarlos.

“Se supone que la ventanilla única que nos han prometido será una herramienta práctica e intuitiva, porque, tal y como están ahora las cosas, habrá muchos pequeños ganaderos que no podrán adaptarse”, apostilla el ganadero Armengol. “Lo ideal sería que, una vez entregada una información, el payés pudiera olvidarse y que fuera la misma Administración la que la hiciera llegar a los distintos departamentos interesados”, agrega Rossend Saltiveri, responsable del sector porcino también en UP. Ahora mismo, indica Saltiveri, “los agricultores y ganaderos debemos rendir cuentas por temas sanitarios y de garantía alimentaria, por cuestiones medioambientales, por el bienestar animal, por los contratos de trabajo a los empleados, por ampliaciones u obras en las explotaciones… Todo eso supone tener que tratar con departamentos muy distintos, lo que muchas veces nos obliga a duplicidades“. La puesta en marcha de esa ventanilla única permitiría, además, “que la propia Administración fuera más eficiente y que, en lugar de hacer tres inspecciones al año a una misma granja, se solventaran todos los trámites con una sola inspección”, concluye el sindicalista.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button