Nacional

no comunicaba el acoso escolar y tampoco que me provocaba problemas de autoestima

La soledad no deseada afectaría a diario al 25% de la juventud, lo que representa una cuarta parte de ese rango de la población. Llama la atención que casi el 70% habría tenido esa sensación durante algún tiempo en su vida. Además destaca que se aprecian diferencias claras al distinguir los datos entre chicos y chicas, afectando este problema al 31% de chicas, en comparación con el 20% de los chicos.

Los expertos citan varias circunstancias como causa de las distintas situaciones de soledad que pueden sufrir los jóvenes. La primera de ellas parece evidente y sería una carencia de relaciones sociales por uno u otro motivo, pero puede ser resultado de casos de acoso escolar o laboral, o debido al rechazo derivado de la orientación sexual de la persona en cuestión, así como consecuencia de problemas de salud mental.

Espejo Público habla con Zoe Cerrada, joven que expone las circunstancias que en su caso le llevaron a sentir esa soledad: “La soledad no es tanto como un momento concreto, sino que va más por épocas en que suele coincidir que tienes cambios importantes en tu vida”.

“En tres momentos más amplios de mi vida he sufrido soledad no deseada”, afirma la joven, que pasa a enumerar las causas que asociaría a ese vacío: “El primero fue por una situación de acoso escolar“, que Zoe habría sufrido en parte de su adolescencia. “Luego durante la pandemia, por el irremediable aislamiento social […] Y luego durante la carrera, en el momento de empezar a trabajar”, dado que según explica, el ambiente laboral que vivió era “poco propicio a relacionarte con otras personas”.

“Piensas que el problema está en ti”

Los efectos que el ‘bullying‘ tuvo en la autoestima de la joven, afectaron a su manera de relacionarse con otras personas y cuenta que “en cierto sentido piensas que el problema está en ti”, pensamiento que generaría un temor al rechazo o “miedo a que puedan llegar a hacerte daño”, lo que provocaría una aprensión a la interacción con otras personas.

“En ese momento no identificaba qué me pasaba”

Zoe Cerrada admite que no identificó lo que le pasaba hasta muchos años después. Durante el periodo en que experimentaba esas sensaciones, la ven sentiría una gran incertidumbre y sabía que podría tener un problema que no conseguía identificar: “No sabía que era soledad no deseada, y aunque identificase el acoso, no lo comunicaba. Entonces no comunicaba que me estaban haciendo acoso escolar y tampoco lo que me provocaba ese acoso escolar, que eran: problemas de autoestima, sentirme sola…”

Cifras realmente alarmantes

Desde ‘Ayuda en Acción’, el director de programa Matías Figueroa afirma lo escandaloso de los datos. Matías destaca además el dato de que más del 50% de los afectados por este problema, lo sufren de manera persistente durante un tiempo que se alarga más de 3 años y tiene secuelas importantes.

Figueroa insiste en prestar especial atención a las distintas etapas de transición en la vida, sobre todo de los más jóvenes. Momentos en los que los cambios son muy significativos y para los que el experto pide una mayor inversión de recursos, principalmente en lo referente a los orientadores escolares, para que pueda garantizarse que las personas que padecen alguno de estos conflictos se sientan acompañados.

“Mucho trabajo”

Después de mucho tiempo la joven confirma que “mi vida ahora es bastante mejor”. Desde el momento en que pudo identificarlo y verbalizarlo comenzó la búsqueda de soluciones, que incluyen un proceso de terapia en el que sigue trabajando: “Mucho trabajo personal, mucho trabajo con profesionales y mucho trabajo con tu entorno”.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button