Mundo

Cinco lugares increíbles y poco conocidos de España que no te puedes perder

  1. Setenil de las Bodegas (Cádiz)
  2. Fervenza de Santa Leocadia (A Coruña)
  3. Cueva de la Ojerada (Cantabria)
  4. Playa de Mónsul (Almería)
  5. Roca del Rey León o Mirador de Zamariain (Navarra)

En España, hay destinos que gozan de gran renombre, como Guadalest en Alicante, Albarracín en Teruel o Cadaqués en Gerona. Sin embargo, existen otros lugares menos conocidos que merecen igualmente atención.

Estos destinos ofrecen una excelente opción para una escapada de fin de semana y se encuentran dispersos por toda la geografía española, desde Navarra hasta Almería, pasando por La Coruña, Cantabria y Cádiz. Sin duda, son lugares que vale la pena considerar para una aventura en el 2024.

Setenil de las Bodegas (Cádiz)

Setenil de las Bodegas, con sus casas integradas en las rocas, ofrece mucho más que una estampa pintoresca. Situado en un cañón esculpido por la erosión del río Guadalporcún, este pueblo cautiva con sus callejones, balcones y su encanto histórico.

El Torreón y el Aljibe, testigos de su historia medieval, junto con sus iglesias como la de la Encarnación y la de San Benito, añaden profundidad histórica a este destino único en España. Con sus cuevas habitadas desde el Paleolítico y su encanto andaluz, Setenil ofrece una experiencia única que combina historia, arquitectura y belleza natural.

Fervenza de Santa Leocadia (A Coruña)

El río Santa Baia, que serpentea por la parroquia de Chacín en Mazaricos, regala paisajes de gran belleza en su camino hacia la Ría de Muros y Noia. A lo largo de su curso, se une con el Rego do Vao do Denonciño, formando escenarios espectaculares, como la cascada conocida como Fervenza de Santa Leocadia.

A un kilómetro de su unión con el Santa Baia, este río da origen a la impresionante Fervenza de Santa Leocadia. Para encontrarla, basta con detenerse en el cruce de la CP-4502, cerca de la modesta ermita barroca de Santa Leocadia. Desde allí, a pocos metros río arriba, se puede contemplar este hermoso enclave, también conocido como “O Pozo das Campanas”, debido a una leyenda local que relaciona la cascada con el robo de las campanas de la ermita por parte de unos ladrones.

Cueva de la Ojerada (Cantabria)

La Ojerada es una formación geológica peculiar con características distintivas. Situada junto al mar, presenta una entrada superior y dos entradas más grandes que se abren hacia el mar, dándole la apariencia de dos ojos. Sin embargo, cuenta con una cuarta entrada en la parte baja de la cueva, indicando la formación de cavernas por debajo de una gran plataforma inclinada hacia el mar.

Esta plataforma presenta grietas profundas y algunos bufones, sugiriendo un proceso continuo de formación de cavernas. La roca calcárea estratificada, depositada en el fondo del mar durante el Aptiense, ha sido erosionada por la fuerza de las olas para dar forma a la cueva. A diferencia de una cueva kárstica, La Ojerada es una cueva puramente marina, excavada por la acción erosiva del mar.

Playa de Mónsul (Almería)

La playa de Mónsul, en un entorno natural impresionante, destaca por su singularidad más que por su extensión de arena, que apenas alcanza los 300 metros de largo y unos 50 metros de ancho. Lo que la hace única es la presencia de una huella volcánica en las rocas que bordean la playa.

Entre sus características más distintivas se encuentra la imponente “peineta de Mónsul”, una formación volcánica que divide visualmente el oscuro arenal en dos partes, y una gran duna de arena más clara que resguarda la ensenada.

Además de su belleza natural, esta playa ha sido escenario de varias producciones cinematográficas famosas, como “Indiana Jones y la Última Cruzada”, donde Sean Connery ahuyenta a unas gaviotas, causando el accidente de una avioneta.

Roca del Rey León o Mirador de Zamariain (Navarra)

El mirador de Zamariain, situado en el Valle de Aezkoa al norte de la Comunidad Foral de Navarra, es un destino muy popular debido a las vistas impresionantes que ofrece del entorno montañoso. Desde este punto elevado, los visitantes pueden disfrutar de una panorámica única que abarca el río Irati serpenteando a través del paisaje, el denso bosque de robles en Betelu y las imponentes montañas circundantes como el Corona, el Larrogain, la Higa de Monreal y la Peña de Izaga.

Llegar al mirador no requiere un gran esfuerzo, ya que se puede realizar una ruta circular de aproximadamente siete kilómetros desde el encantador pueblo de Garaioa. A lo largo de esta ruta, los excursionistas atraviesan paisajes pintorescos, incluyendo prados, helechos y bosques de avellanos. Además, durante el recorrido, es posible encontrarse con curiosidades naturales, como un antiguo tronco con una forma peculiar que se asemeja a la cabeza de un ciervo.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button