Negocio

Al-Khelaïfi asegura que el PSG quiere dejar de jugar en el Parque de los Príncipes

¿Es un farol? ¿O el anuncio de que el PSG cambiará de estadio? El presidente del Paris Saint-Germain, Nasser Al-Khelaïfi, ha asegurado este jueves que “nos queremos ir del Parque de los Príncipes”. “Ahora se ha terminado”, ha declarado a la prensa durante el Congreso de la UEFA que se celebra en la capital francesa. Estas declaraciones tienen lugar en medio del pulso entre el Ayuntamiento parisino y el conjunto propiedad de Catar por el control del estadio municipal, donde juega el PSG desde 1974, tres años después de la fundación de la entidad.

Desde hace meses, las relaciones entre Al-Khelaïfi y la alcaldesa de París, la socialista Anne Hidalgo, están prácticamente rotas por este tema. Tanto el club como el Ayuntamiento llevan años negociando la posible ampliación del Parque de los Príncipes, que pasaría de un aforo de 48.000 a 60.000 espectadores. Aprovechando esta operación, el PSG deseaba adquirir el estadio, que pertenece a la municipalidad. Pero el gobierno municipal se niega en redondo. 

De hecho, la mayoría de los grandes estadios de fútbol franceses —desde el Parque de los Príncipes hasta el Estadio de Francia en Saint-Denis, pasando por el Velódromo en Marsella— son de propiedad pública, con la única excepción del campo del Olympique de Lyon. El PSG tiene un contrato de alquiler, de 2 millones anuales y hasta 2043, para jugar en el Parque. 

Contempla construir un nuevo estadio cerca de Versalles

El consejo municipal de París ratificó el martes su voluntad de conservar la propiedad del Parque de los Príncipes. Dos días después, Al-Khelaïfi afirma que el club cambiará de estadio: “Resulta muy fácil decir ahora que el estadio no está en venta. Sabemos lo que queremos y hemos desperdiciado demasiados años intentando comprar el Parque. Se ha terminado, ahora nos queremos ir de allí”. El presidente del PSG ya había acusado en enero al Ayuntamiento de París de que “no nos respeta”.

Aunque los puentes parecen rotos entre Al-Khelaïfi e Hidalgo, no se puede descartar un nuevo giro de guion en este feuilleton. Aún más teniendo en cuenta que no está claro dónde jugaría el PSG si cambia de campo. El conjunto parisino retiró su candidatura a principios de año para comprar u obtener la concesión del Estadio de Francia en Saint-Denis. Y contempla ahora la posibilidad de construir un recinto nuevo cerca de Versalles, en el suroeste de la región parisina.

El equipo propiedad de Catar aspira a disponer de un estadio propio y convertirlo en uno de los pilares de la entidad. Desde que los cataríes se hicieron con el control del club en 2011, han invertido en fichajes más de 1.700 millones de euros y han erigido el PSG en uno de los grandes de Europa. A pesar de ello, su modelo económico resulta frágil. El año pasado registró unas pérdidas de casi 110 millones, tras unos números rojos de 224 millones en 2022. Sus arcas se sostienen básicamente por los petrodólares.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button