Político

Un desastre del RCD Mallorca en el peor momento

Cayó por 4-0, pero lo más preocupante fueron las sensaciones que dejaron de principio a fin ante un Athletic Club que pocas veces lo ha tenido tan fácil este curso. «Hay muy poco análisis. Fueron superiores en todo: actitud, planteamiento táctico, ganas de ganar… No estuvimos en el partido. Los goles caen pronto de una manera circunstancial y no nos pudimos reponer. No tuvimos nada, ni siquiera fortuna, nos pasaron por encima, toca felicitar al rival», confesó visiblemente resignado el técnico Javier Aguirre. Y no se quedó corto.

Perder en un escenario tan imponente como San Mamés y ante un adversario que está en forma entra dentro de lo previsible, pero no hacerlo de esta forma tan vulgar. Porque una de las señas de identidad de los bermellones es su intensidad, su capacidad para dejar pocos espacios al adversario juntando las líneas y su garra para vencer en los duelos individuales, pero es que el viernes por la noche no se vio nada de eso. Ni mucho menos. Y es cierto que Yuri Berchiche, que encarriló el encuentro en los primeros dieciséis minutos con un doblete, tuvo la suerte de su lado, pero es que a lo largo de los noventa el Mallorca no fue aquel equipo que hace poco más de una semana maravilló ante el Girona en el torneo del KO. No mordió, no apretó, atrás fue blando y lento, llegó siempre tarde a la pelota y después apenas tuvo ideas para generar en ataque. El problema es que no sabía cómo hacerlo y en el banquillo tampoco reaccionaron a tiempo para tratar de evitar el desastre.

La autocrítica empezó en el vestuario nada más finalizar el choque. «Tenemos que ser más exigentes, en el minuto diez o quince no puedes ir 2-0 perdiendo. Y menos en un campo como este, se hace muy difícil», reconoció Morlanes contrariado. Sabía que habían hecho un papelón y por eso no se escondió. Ahora está por ver cómo afectan estas dos últimas derrotas en la Liga, ante el Betis (0-1) y el propio Athletic porque la clasificación no permite relajarse. «La Liga es lo que nos da de comer», destacó el aragonés convencido. 

No obstante, no hay que engañarse. El partido del próximo domingo ante el Rayo Vallecano en Son Moix está marcado en rojo en el calendario para tratar de ganar de una vez en la competición de la regularidad, pero la prioridad es la semifinal de la Copa del Rey ante la Real Sociedad. 

Una gran oportunidad

La mayor parte de la plantilla no se ha visto en una eliminatoria de este calibre en su carrera, por lo que es una oportunidad de oro para brillar justo cuando todos los ojos de la España futbolística mirarán a la isla. Y lo cierto es que una actuación tan mala como la del viernes solo alimenta las dudas acerca del estado al que llega el equipo. Lo ideal sería que evidenciara sobre el césped la increíble versión mostrada ante el Girona, con un 3-0 en media hora, pero la realidad es que en sus dos últimos encuentros ha estado a años luz de aquello. 

Eso sí, uno de los pesos pesados del vestuario, Dani Rodríguez, ya aprovechó su presencia ante los micrófonos en Bilbao para elevar el ánimo. «A pesar de la derrota ante el Athletic, que es dolorosa porque no tienes ninguna opción, el equipo llega en muy buen momento a un partido que es histórico, es bonito para la ciudad y la isla. Hay que levantarse porque podemos pelear por entrar en una final», comentó tajante. Quiso pasar página y ahora depende de ellos dar la talla. Y eso se traduce en volver a ser competitivos en todas las facetas del juego. Casi nada.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button