Microsoft está reestructurando su multimillonario acuerdo de compra del gigante Activision Blizzard, la mayor en la historia de los videojuegos. La compañía informática transferirá a Ubisoft los derechos de juego en la nube de la creadora de ‘Call of Duty‘ y ‘World of Warcraft‘, un movimiento que busca apaciguar las preocupaciones de los reguladores del Reino Unido.

El pasado 26 de abril, la Autoridad de los Mercados y la Competencia británica bloqueó la adquisición de AB por casi 70.000 millones de dólares (unos 62.649 millones de euros) al considerar que podría alterar el mercado de los juegos en la nube, perjudicando la competencia, la innovación y a los usuarios. La decisión británica supuso un revés mayúsculo para Microsoft, que realizó la propuesta de compra en enero del 2022.

“Para hacer frente a las preocupaciones sobre el impacto de la adquisición propuesta en el streaming de juegos en la nube planteadas por la Autoridad de Competencia y Mercados del Reino Unido, estamos reestructurando la transacción para adquirir un conjunto más reducido de derechos”, ha afirmado el presidente de Microsoft, Brad Smith. Ahora, el regulador del Reino Unido deberá investigar la nueva propuesta de compra y emitir una respuesta el próximo 18 de octubre.

Ubisoft, beneficiada

La nueva propuesta de Microsoft beneficiará a la compañía francesa Ubisoft, receptora de los derechos de ‘streaming’ en la nube “de todos los juegos actuales y nuevos de Activision Blizzard para PC y consolas lanzados durante los próximos 15 años”. Entre la cartera de juegos de la compañía destacan los mencionados ‘Call of Duty’ y ‘World of Warcraft’, pero también otras sagas reputadas como ‘Diablo‘, ‘Candy Crush‘, ‘Crash Bandicoot‘, ‘Tony Hawk‘ o ‘Guitar Hero‘. Esos derechos serán “a perpetuidad”, según Smith.

Esta propuesta significa que, de ser aprobada, Microsoft no podrá lanzar esos y otros juegos nuevos en exclusiva en los servicios de juegos en la nube de Xbox, su consola. Ubisoft pagará a la compañía para poder poseer esos derechos y poner los videojuegos a disposición del público a través de su plataforma, disponible para PC, Amazon Luna, PlayStation y la misma Xbox.

Sin embargo, Ubisoft solo controlará esos derechos fuera de la Unión Europea (UE), pues los reguladores comunitarios sí dieron el visto bueno a la fusión y no mostraron la misma preocupación sobre una posible concentración del mercado que afectase al consumidos. En Estados Unidos, la Comisión Federal de Comercio (FTC) denunció el proceso, pero su apelación fue rechazada por los tribunales. Los acuerdos que Microsoft ha tejido en otras partes del planeta quedarán bloqueados hasta que no se decida el caso abierto en el Reino Unido, que se espera a partir de mediados de octubre.