Marc Márquez, piloto del Repsol Honda Team, fue el único piloto de la parrilla de MotoGP que afrontó la carrera del Gran Premio de Austria con el neumático blando trasero.

“Hemos hecho una apuesta arriesgada. Hemos tirado de experiencia y hemos escogido el neumático blando de detrás. Todos los ingenieros estaban en contra, pero tanto Santi Hernández como yo queríamos ese neumático. Me han hecho dudar al final, pero Santi me ha convencido para ir con el compuesto blando y era el que tocaba para la Honda. ¿Por qué? No lo sé, pero era el que en 28 vueltas mejores prestaciones o rendimiento podíamos obtener”, declaró Marc Márquez tras la prueba disputada sobre el trazado del Red Bull Ring.

El ’93’, que cruzó la línea de meta en 12ª posición y a 23 segundos del ganador, fue la mejor Honda clasificada en Austria con Nakagami 18º a 32.5 segundos, Iker Lecuona 20º a 46.5 segundos y Joan Mir fuera de combate tras sufrir una nueva caída.

“Les he dicho -a los ingenieros-: ‘vale que todas las fábricas vayan con el medio, pero nuestra moto no puede ir con el medio; tiene que ir con el blando’. Sabía que tenía que gestionarlo al principio, pero con el medio ‘no haremos nada y seremos lentos’. Y, efectivamente, las Honda que han ido con el medio han hecho una carrera muy lenta. Ha sido una apuesta mía. Por un momento, Santi Hernández me ha tenido que convencer porque, cuando he visto que toda la parrilla va con el medio, también iba en esa dirección. Pero Santi me ha dicho ‘Pichilla, ¿te gusta el blando? Pues vete al blando'”, agregó Marc Márquez ante los medios de comunicación una vez finalizado el Gran Premio de Austria de MotoGP.