Marta Riesco ha sido uno de los rostros más controvertidos de Telecinco en su última etapa antes de que la nueva directiva de Mediaset España apostase por reformular el modelo en su conjunto. La periodista vio truncada su carrera profesional tras iniciar una polémica relación hasta el punto de ser despedida fulminantemente de la productora de Ana Rosa Quintana. Tiempo después de que todo esto sucediese, la exreportera descubre el peor episodio de su vida, caracterizado por el consumo de ansiolíticos y desesperación incesante por conseguir hablar con Antonio David Flores.

En su faceta como escritora, Riesco expone uno de los momentos más difíciles que recuerda tras la baja prescrita por los médicos a consecuencia del revuelo mediático generado. La decisión que tomó su entorno familiar fue llevársela a la residencia familiar de El Romeral para apartarse de todo; sin embargo, lo único que necesitaba era hablar con Antonio David Flores, quien ya era su expareja: “Por la noche, cuando dormían, me despertaba y cogía el teléfono del marido de mi madre para llamar a la persona de la que yo estaba enamorada”.

Tal y como expone en iberoshow, el exconcursante de ‘Gran Hermano VIP’ no tenía ningún interés en ponerse en contacto con ella: “Él me había bloqueado y me había restringido las llamadas, así que buscaba cualquier otro teléfono para comunicarme con él. No me lo cogía. Le mandaba mensajes, los dejaba en visto. Yo borraba el chat y el registro de llamadas para que mi madre no me pillara usando su teléfono y descubriera que le había llamado más de diez veces seguidas. No sabía nada de él, era mi mayor castigo”.

Despojada del móvil y con ansiolíticos

Marta Riesco fue despojada de su smartphone con el único objetivo de no poder acceder al sinfín de críticas que se vertían contra ella. De hecho, estuvo “bastantes días” sin acceso al universo online aunque no pudiese evitar pensar en lo que estaba viviendo. “Tenía una ansiedad tremenda y, desde que me despertaba hasta que me volvía a dormir, estaba bajo los efectos de los ansiolíticos“, asegura ella misma en esta especie de carta abierta a sus seguidores y detractores.

Asimismo, expone que su divertimento pasaba por Netflix y no por la cadena de la que fue despedida: “No poníamos Telecinco, total, iban a estar hablando mal de mí; en casa estaba prohibido pronunciar hasta lo más mínimo que tuviese que ver con el asunto”. En este contexto, también cuenta lo que sintió cuando tomó conciencia de que la prensa se había desplazado hasta la mencionada localidad en la que se estaba produciendo su retiro: “¡No me lo podía creer!“. Mientras tanto, según ella, en televisión se especulaba sobre una supuesta participación en ‘Supervivientes’.

Ataca de nuevo al movimiento feminista

Para entender la situación debe hacerse un especial hincapié respecto a la cronología de los hechos. Rocío Carrasco compareció en su docusierie con un relato que desmontaba más de veinte años de comparecencias públicas de Antonio David Flores en los medios de comunicación. Su imagen pública cambió radicamente tras la exposición de un sinfín de pruebas documentales y audiovisuales hasta el punto de ser despedido como colaborador de ‘Sálvame’. Poco después, Olga Moreno, entonces mujer del andaluz, se convirtió en concursante de ‘Supervivientes’.

Según los distintos programas emitidos en Telecinco, Flores mantenía una relación extramarital con Marta Riesco mientras que Moreno estaba en Honduras concursando. Respecto a esta situación, la valoración de la exreportera de ‘El Programa de Ana Rosa’ es la siguiente: “Conmigo se sobrepasaron todos los límites. En la era del feminismo, en la era del empoderamiento femenino, fui señalada con la letra escarlata. Pero esta vez la vergüenza y la humillación pública iban hacia la persona acusada de ‘romper un idílico matrimonio‘. […] La letra escarlata en la plaza del pueblo, me la colocaron a mí, a pesar de que yo era la mujer libre, soltera y con una carrera de cinco años”.

A continuación, Marta Riesco se pregunta si todo hubiese ocurrido igual en caso de que el protagonista hubiese sido un hombre: “¿Habría habido el mismo linchamiento público hacia él? ¿Se habría permitido? ¿Por qué nadie salió a defenderme? […] Solo quería meterme en la cama y no salir de allí nunca más, sufría mucho por mi familia. Pensaba que mi pareja me iba a dejar por todas las barbaridades que decían de mí”.


Quiere volver a ‘El Programa de Ana Rosa’

Pese a que ‘El Programa de Ana Rosa’ ha finalizado sus emisiones definitivamente a consecuencia del estreno de ‘TardeAR’ en septiembre, Marta Riesco lo tiene claro: “A veces me lo tengo que recordar, no por ego, sino porque no quiero olvidar lo buena periodista y lo buena reportera que soy. Sé que volveré allí, al lugar del que nunca me deberían haber echado, al lugar en el que he destacado desde que comencé en el periodismo. Porque, de nuevo, mi vínculo con un hombre ha vuelto a poner en jaque mi carrera”.