La firma de cosmética y perfumería Estée Lauder ha presentado este viernes los resultados correspondientes al conjunto de su año fiscal 2023, en el que ha obtenido un beneficio neto de 1.006 millones de dólares, lo que supone una caída del 58% desde los 2.390 millones reportados en el ejercicio fiscal 2022.

Esto se traduce en un beneficio por acción de 2,79 dólares, tras anotarse una caída del 57% desde los 6,55 dólares por título que la compañía cosechó el año anterior. Tras conocerse los resultados, las acciones de la empresa caen cerca de un 3% en la sesión de Wall Street.

Por su parte, las ventas netas cayeron hasta los 15.910 millones, lo que implica una disminución del 10% con respecto a los 17.740 millones del año anterior. Las ventas netas orgánicas cayeron un 6%, “impulsadas principalmente por el comercio minorista de viajes asiáticos en Hainan y Corea, compensado parcialmente por el crecimiento en casi todos los mercados de Asia/Pacífico y Europa, Medio Oriente y África (EMEA)”.

La caída en las ventas incluye el impacto neto de las terminaciones de licencias del año fiscal 2022 relacionadas con ciertas fragancias de diseñador de la compañía y los ingresos por regalías de la adquisición de la marca Tom Ford en el cuarto trimestre del año fiscal 2023.

“Para el año fiscal 2023 completo, logramos un crecimiento orgánico de las ventas y ganancias de participación en productos de belleza de prestigio en muchos mercados desarrollados y emergentes, pero la venta minorista de viajes en Asia presionó los resultados, particularmente en cuidado de la piel, y continuamos experimentando suavidad en América del Norte. La fragancia se destacó, con un aumento de dos dígitos en cada región, y el maquillaje mejoró secuencialmente”, destaca Fabrizio Freda, presidente y director ejecutivo.

En el cuarto trimestre del año, las ventas de la compañía crecieron un 1% y alcanzaron los 3.609 millones, mientras que el resultado final fue de pérdidas por valor de 33 millones, frente a las ganancias de 52 millones cosechadas en el mismo periodo del año anterior.

“Regresamos al crecimiento orgánico de las ventas en el cuarto trimestre, lo que brinda nuestra perspectiva. El impulso continuó en los mercados de EMEA y América Latina, y se aceleró fuertemente en Asia/Pacífico liderado por China continental y la RAE de Hong Kong“, añade.

De cara al año fiscal 2024, la compañía espera “volver al crecimiento orgánico de las ventas y ofrecer un margen de mejora secuencial a lo largo del año, aprovechando la sólida equidad y el atractivo” de las marcas.

“En este nuevo año fiscal, también tenemos la intención de sentar las bases para una aceleración más fuerte en el año fiscal 2025, con una línea de innovación muy sólida planificada a lo largo de los dos años y planes progresivos de reconstrucción del margen”, concluye Freda.