España guarda una hucha milmillonaria que ha ido engordando durante años con las tasas que pagan las compañías que generan residuos radiactivos -muy especialmente las eléctricas propietarias de las centrales nucleares- y que cada vez más se está llenando también con los ingresos extra que se consiguen con las inversiones financieras realizadas.

Fuente