A Rodrigo Hernández Cascante todos les escuchan cuando habla. No eleva el tono ni es agresivo en su lenguaje. Apenas usa tacos. No es un líder a la antigua usanza. Rodri es el más futbolero de una selección en la que gusta mucho el fútbol.

Fuente