Los sindicatos de la Policía Nacional han defendido la actuación de los agentes que este martes detuvieron al productor musical Nacho Cano. La Unión Federal de Policía (UFP), en un comunicado consultado por El Independiente, señala que el arresto «se ajusta en todo momento a protocolo y legalidad vigente».

También el sindicato Jupol ha dado un paso adelante en favor de los agentes. La organización ha destacado la «honorabilidad de la Policía Nacional y la integridad de cada uno de sus miembros ante las inaceptables declaraciones de Nacho Cano».

A primera hora de este martes, la Policía Nacional arrestó al artista por una serie de denuncias presentadas por trabajadores mexicanos que integran el musical Malinche. Las fuentes consultadas señalan que el productor habría contratado a inmigrantes ilegales para la producción, por lo que sería el presunto responsable de un delito contra los derechos de la población inmigrante y los derechos de los trabajadores. Una mujer fue detenida junto al cantante.

Según el productor de Malinche, 12 policías se desplazaron hasta sus oficinas semanas antes para recabar testimonios de sus trabajadores, «algo lógico y acorde a verificar los hechos y el delito denunciados», según la UFP.

La detención duró unos minutos. Los agentes le tomaron las huellas y le sacaron la fotografía protocolaria. Por la tarde, Cano dio una rueda de prensa en la que dijo que todo estaba organizado y que había sido una cacería «política». «Los criminales son los policías», afirmó.

Cano arremetió contra los agentes y en especial contra el jefe de la comisaría del distrito Centro de Madrid, el comisario Alberto Carba, a quien sitúa en la órbita más próxima al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. 

Amigo de Ayuso

«La única razón [para detenerlo] es que apoyo a Ayuso [la presidenta de la Comunidad de Madrid]. Han ido a por su madre, a por su padre, a por su novio y soy el único que les queda», afirmó Nacho Cano en la rueda de prensa, quien ha situado su arresto en una suerte de operación policial del estado.

«Si me encuentran muerto en una cuneta ya saben quién ha sido», ha asegurado en una rueda de prensa rodeado de trabajadores del musical Malinche. A preguntas de si cree que existe una operación política contra él, Cano ha respondido que «qué otra cosa puede ser».

El productor también ha dejado caer que su detención busca distraer la atención de la investigación de la mujer del presidente del Gobierno, Begoña Gómez. «Vienen contra mí». Otro motivo, bajo su percepción, es que es de los pocos artistas que no es «de izquierdas ni comunista» porque «no soy tonto».

Fuente