El monstruo final para España en la Eurocopa más feroz que se recuerda será Inglaterra. Croacia, Italia, Albania, Georgia, la anfitriona Alemania y Francia han caído uno tras otro hasta colocar al equipo de Luis de la Fuente a un paso de convertirse en la selección con más Eurocopas del viejo continente.

El juego, la determinación y el carácter de la Selección han vuelto a entusiasmar a un país enganchado al combinado nacional 12 años después, cuando España cerró su círculo más glorioso con una apabullante victoria en la final de la Eurocopa 2012.

El laberinto de los grupos del nuevo formato y los caprichos de los cruces han engendrado una final llena de segundas lecturas que enfrenta a dos países que comparten una rivalidad que va desde lo cultural a lo futbolístico.

Los antagonismos entre España e Inglaterra diferencian a las dos naciones desde su concepción. De las guerras por el control comercial de las Indias Occidentales a los fatídicos penaltis de la Eurocopa del 1996, el choque atraviesa el escenario religioso (católicos frente a protestantes) y vital, con el evidente distanciamiento entre el estilo de vida mediterráneo y el británico.

Inglaterra y España se han encontrado sobre el césped en 27 ocasiones con un balance favorable a los ingleses, que cuentan con un bagaje de 13 victorias, 4 empates y 10 derrotas.

Tres años después de su última gran oportunidad para ‘devolver a casa’ un título, tal y como reza el mítico It’s coming home que entonan los británicos desde hace décadas, la selección de Inglaterra liderada por Jude Bellingham aspira a volver a abrazar la gloria tras casi 60 años de sequía.

El desierto de éxito de los creadores del fútbol se extiende desde la Copa del Mundo de 1966 en la que, no sin polémica, se impusieron a Alemania Federal en su final disputada en Wembley.

La brillante generación inglesa que arrastra el ‘casi’ desde el Mundial 2018 (finalizaron cuartos en Rusia y fueron finalistas en la Euro disputada en 2021) tiene la opción de finalizar con la decepción que acompaña a la selección desde 1966.

El eterno aspirante se ha destacado como un candidato en varios ciclos, con futbolistas emblema como David Beckham, Gary Lineker, Wayne Rooney, Steven Gerrard, Frank Lampard o Alan Shearer; sin embargo, Inglaterra jamás ha vuelto a saborear la victoria.

Las sensaciones transmitidas por Inglaterra durante el torneo evidencian los extremos que distinguen a la selección de Gareth Southgate, capaz de agarrarse a sus individualidades y de ganar sin tener que desplegar un fútbol de museo.

La final España – Inglaterra del domingo 14 de julio a partir de las 21.00 horas brindará a los de De la Fuente la oportunidad de vencer a los británicos por primera vez en la historia de las Eurocopas. Los recuerdos más recientes trasladan a 1996, cuando la siempre agónica tanda de penaltis condenó a la España de Javier Clemente en cuartos de final con la selección inglesa, anfitriona de aquel europeo.

16 años antes, en la Eurocopa de Italia 1980, Inglaterra superó a España en la fase de grupos por 2-1 con los goles de Trevor Brooking y Tony Woodcock que dejaron en nada el tanto de penalti de Dani.

De las diez victorias de España, ocho fueron en amistosos y apenas dos en partidos oficiales, en un Mundial (1950) y en la Liga de Naciones (2018). El reto de tumbar a la selección con mayor valor de mercado con Bellingham a la cabeza espera a España, que tiene en su mano convertirse en el país con más Eurocopas, mientras que Inglaterra sueña con regar una sequía de 58 años.

Fuente