Con el recuerdo del opositor fallecido en prisión Alekséi Navalni, los allegados del también disidente político ruso Vladímir Kara-Murzá se temían lo peor cuando su abogado, Vadim Projórov, pasó seis días sin poder saber nada de él. El mismo letrado alejó los fantamas cuando declaró en un post de Facebook que ha podido contactar con él y señaló que el crítico del régimen ruso se encuentra «relativamente estable» después de que el pasado miércoles 3 de julio fuera trasladado al hospital del centro penitenciario donde se encuentra encarcelado.

Fuente