La líder de Más Madrid en la capital, Rita Maestre, ha dejado en evidencia a Juan Carlos Peinado, juez que lleva la causa contra la mujer del presidente del Gobierno, Begoña Gómez. La portavoz de la formación en el Ayuntamiento de Madrid se ha hecho eco de la rebaja que el juez Peinado le ha hecho al pseudosindicato Manos Limpias, y la asociación ultraderechista Hazte Oír, por personarse en la causa contra Begoña Gómez. El juez fijó la caución a ambas organizaciones de extrema derecha en tan solo 3.000 euros, algo que la líder de la izquierda madrileña ha calificado de “rebaja y precio amigo”. Y ello lo ha comparado con otro caso.

 

En este sentido, Maestre ha querido recordar que cuando su formación se personó en el juicio por el patrocinio de más de 60.000 euros que la Empresa Municipal de Transporte (EMT) entregó a dedo al panfleto ultra OkDiario, ese mismo juez colocó el precio por personarse en 10.000 euros. “No hay rebaja: 10.000 euros por personarnos”, ha declarado Rita Maestre para después volver a acusar a Peinado de llevar a cabo ‘lawfare’: “No sé de qué lawfare habláis”, ha concluido su post en la red social X de forma irónica. De ese juicio salieron imputados los gerentes de Almeida y OkDiario.


Begoña Gómez no tendrá que acudir a la declaración de Barrabés tras la amenaza de Peinado

La presencia de Begoña Gómez en los juzgados de Plaza de Castilla y su frustrada declaración el pasado viernes, no se ha repetido este lunes, como había anticipado la decisión del juez Juan Carlos Peinado. El juez ordenó este martes a primera hora de la mañana, bajo amenaza de detención, que Begoña Gómez se presentara de nuevo en los juzgados para presenciar la declaración de Juan Carlos Barrabés, testigo clave del caso al que se suponía hospitalizado. Pero Barrabés ha recibido el alta y su testifical ya no se considera “una prueba preconstituida”, lo que a efectos prácticos exime a Gómez de acudir a Plaza de Castilla.

La esposa de Pedro Sánchez, no obstante, tendrá que declarar ante el juez el próximo viernes 19 de julio. Según el auto dictado a primera hora de la mañana, Peinado obligaba a seguir desde el juzgado la comparecencia telemática de Carlos Barrabés. “Tiene el deber de comparecer asistida de abogado de su elección”, indicaba el escrito, advirtiendo a la investigada de que una ausencia “sin causa justa” podría implicar “una orden de detención”.

No es habitual que se obligue a un investigado a presentarse en la Sala para escuchar la comparecencia de un testigo. Pero Peinado razonaba en su auto que en esta ocasión la testifical es una prueba preconstituida, dado el estado físico del testigo. Es decir, que su declaración podía ser utilizada en un hipotético juicio contra Begoña Gómez pese a haberse dado en el período de instrucción.

De hecho, el artículo 448 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal dice que si “hubiere motivo racionalmente bastante para temer su muerte o incapacidad física o intelectual antes de la apertura del juicio oral” – Barrabés tiene una enfermedad grave- el juez mandará publicar inmediatamente la declaración, “asegurando en todo caso la posibilidad de contradicción de las partes”.

boton whatsapp 600



Fuente