Pasaban veinte minutos de la hora de inicio programada y ni la cámara interactiva que se iba captando las risas y los bailes del público en los preámbulos del esperadísimo concierto de Ricky Martin podía amortiguar las ganas de moverse y disfrutar de los congregados.

Fuente