«Cuando mueren niños inocentes el corazón sangra y ese dolor es muy aterrador». Este es el mensaje que ha transmitido este martes el primer ministro indio, Narendra Modi, tras reunirse en el Kremlin con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, un día después del devastador ataque con un misil a un hospital infantil en Kiev.

En una visita a Moscú de dos días que arrancó el lunesla primera del primer ministro indio a Rusia desde el inicio de la guerra en UcraniaModi declaró que «la guerra no es una solución» en alusión al conflicto en Ucrania.

«Es necesario el diálogo», señaló Modi, que recalcó que su país está dispuesto a ayudar al establecimiento de la paz en Ucrania.

 «Como amigo suyo, siempre le he dicho que la paz es imprescindible para un futuro brillante para las generaciones futuras, razón por la cual creemos que la guerra no es la solución. La solución no puede pasar por la guerra. Las bombas, los misiles y los fusiles no pueden garantizar la paz, por eso estamos haciendo hincapié en el diálogo», insistió.

Esta crítica directa a Putin se produjo después de que ambos mandatarios se deshicieran en elogios sobre la importancia de los lazos estratégicos entre ambos países.

El momento del ataque en el hospital ucraniano fue embarazoso para Modi al comienzo de su visita de dos días el lunes con un encuentro con Putin en su residencia de Novo Ogariovo, en las afueras de Moscú,

Mientras Modi compartía su imagen abrazando a Putin en la plataforma de redes sociales X, el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, le reprochó que era una «gran decepción y un golpe devastador para los esfuerzos de paz ver al líder de la democracia más grande del mundo abrazar al criminal más sanguinario del mundo en Moscú en un día así».

Las autoridades ucranianas recuperaron fragmentos de un misil de crucero ruso Kh-101 en el hospital infantil de Kiev, que fue atacado el lunes durante una ola de ataques rusos que dejaron más de 30 muertos y 140 heridos en todo el país.

Moscú, por su parte, señaló sin aportar ninguna prueba que fue un sistema antimisiles ucraniano el que golpeó el centro hospitalario.

Hasta ahora, India ha evitado censurar oficialmente a Rusia por su intervención militar en Ucrania, defendiendo su neutralidad y la necesidad de resolver el conflicto por la vía diplomática.

Pese a ello, Modi fue uno de los pocos líderes de países aliados de Moscú que criticó en septiembre de 2022 las acciones militares iniciadas por Rusia en el vecino país. «La época actual no es una época de guerras. Hoy tenemos la oportunidad de hablar cómo avanzar hacia la paz», declaró el dirigente indio a Putin en los márgenes de una cumbre de líderes de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) en 2022.

Sin embargo, India no ha condenado la invasión rusa y ha visto en el conflicto una oportunidad para comprar cantidades récord de petróleo ruso con descuento mientras las sanciones han diezmado el comercio de Moscú con Occidente.

«Una asociación estratégica»

Putin, que compareció antes de Modi, aseguró que los dos países disfrutaban de una «asociación estratégica particularmente privilegiada» y le agradeció por sus esfuerzos para encontrar una solución pacífica a la guerra.

«Te agradezco por la atención que prestas a los problemas más agudos, incluido el intento de encontrar formas de resolver la crisis ucraniana, sobre todo por medios pacíficos, por supuesto», aseguró.

Mensaje al que Modi respondió: «Como amigo, siempre he dicho que la paz es necesaria para nuestras futuras generaciones. Las soluciones no son posibles en el campo de batalla. En medio de armas, balas y bombas, las conversaciones de paz no pueden tener éxito. Debemos encontrar el camino hacia la paz solo a través del diálogo».



Fuente