La crisis en todos los órdenes que atraviesa Ecuador ha abierto una puerta impensada y por allí entró un candidato que no estaba en el radar de ninguna empresa demoscópica. Daniel Noboa, de 35 años, nació en el corazón de la élite económica. Semejante árbol genealógico no le ha impedido presentarse socialmente como un joven político antiestablishment. «Esa frescura en hacer política es lo que nos ha llevado acá».

Su pase a la segunda vuelta vino de la mano de un golpe de efecto, de acuerdo con el diario El Universo. Noboa participó del debate entre los candidatos. Nadie daba un duro por él. Pero algo sucedió, al menos para los televidentes, impactados todavía por el asesinato de Fernando Villavicencio. «Captó el interés de la audiencia con un chaleco antibalas debajo del saco y la pulcritud de su imagen. El primer mensaje estaba expuesto sin haber siquiera pronunciado palabra: el país es inseguro y busca enfrentar el problema desde el Gobierno». Aconsejado por agencias publicitarias, evitó la confrontación con los rivales que, por otra parte, no lo tenían en cuenta y se peleaban entre sí. Noboa se benefició de esas riñas. Pocas horas antes de los comicios denunció haber sido amenazado de muerte y que había salido ileso de un tiroteo. El Gobierno lo desmintió.

Se lo considera disciplinado y pertinaz, con una ambición que conoce de la cuna paterna. El magnate Álvaro Noboa intentó en cinco oportunidades, una de ellas frente a Rafael Correa, pelear la presidencia con un programa de derechas. El hijo decidió iniciarse en la política dos años atrás. A diferencia de su progenitor se considera de «centroizquierda» y favorable a que el Estado «provea salud y educación y al mismo tiempo facilite la creación de empleo y la llegada de inversión extranjera con estabilidad social y económica».

La seguridad, tema crucial

El tema de la seguridad será central en la campaña proselitista que viene. Propone una fuerte colaboración con Estados Unidos y la UE para enfrentar la delincuencia y una política carcelaria que saque a Ecuador del espanto: más de 400 presos han sido asesinados en distintas masacres entre bandas criminales que se disputan el control de las prisiones.

Su entrada al Parlamento nunca estuvo reñida con la actividad privada. Tiene acciones en dos empresas: Logic Choice, dedicada al transporte de carga pesada, y Nobexport, una firma bananera. Antes ya era conocido por los eventos que realizaba su firma DNA Entertainment Group. Para ser consecuente con su relación entre política y negocios, la coalición que lo promueve es un anagrama de la empresa: ADN.